Pablo y el misterio de Cristo

1
Por esta razón yo, Pablo, prisionero de Cristo Jesús por el bien de ustedes los gentiles, me arrodillo en oración.
2
Sin duda se han enterado del plan de la gracia de Dios que él me encomendó para ustedes,
3
es decir, el misterio que me dio a conocer por revelación, como ya les escribí brevemente.
4
Al leer esto, podrán darse cuenta de que comprendo el misterio de Cristo.
5
Ese misterio, que en otras generaciones no se les dio a conocer a los seres humanos, ahora se les ha revelado por el Espíritu a los santos apóstoles y profetas de Dios;
6
es decir, que los gentiles son, junto con Israel, beneficiarios de la misma herencia, miembros de un mismo cuerpo y participantes igualmente de la promesa en Cristo Jesús mediante el evangelio.
7
De este evangelio llegué a ser servidor como regalo que Dios, por su gracia, me dio conforme a su poder eficaz.
8
Aunque soy el más insignificante de todos los santos, recibí esta gracia de predicar a las naciones las incalculables riquezas de Cristo,
9
y de hacer entender a todos la realización del plan de Dios, el misterio que desde los tiempos eternos se mantuvo oculto en Dios, creador de todas las cosas.
10
El fin de todo esto es que la sabiduría de Dios, en toda su diversidad, se dé a conocer ahora, por medio de la iglesia, a los poderes y autoridades en las regiones celestiales,
11
conforme a su eterno propósito realizado en Cristo Jesús nuestro Señor.
12
En él, mediante la fe, disfrutamos de libertad y confianza para acercarnos a Dios.
13
Así que les pido que no se desanimen a causa de lo que sufro por ustedes, ya que estos sufrimientos míos son para ustedes un honor.


Oración por los efesios

14
Por esta razón me arrodillo delante del Padre,
15
de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra.
16
Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser,
17
para que por fe Cristo habite en sus corazones.
Y pido que, arraigados y cimentados en amor,
18
puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo;
19
en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.
20
Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros,
21
¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.