Edicto real en favor de los judíos

1
Ese mismo día el rey Asuero le dio a la reina Ester las propiedades de Amán, el enemigo de los judíos.
Mardoqueo se presentó ante el rey, porque Ester le había dicho cuál era su parentesco con ella.
2
El rey se quitó el anillo con su sello, el cual había recuperado de Amán, y se lo obsequió a Mardoqueo.
Ester, por su parte, lo designó administrador de las propiedades de Amán.
3
Luego Ester volvió a interceder ante el rey.
Se echó a sus pies y, con lágrimas en los ojos, le suplicó que pusiera fin al malvado plan que Amán el agagueo había maquinado contra los judíos.
4
El rey le extendió a Ester el cetro de oro.
Entonces ella se levantó y, permaneciendo de pie ante él,
5
dijo:
—Si me he ganado el favor de Su Majestad, y si piensa que es correcto hacerlo y está contento conmigo, dígnese dar una contraorden que invalide los decretos para aniquilar a los judíos que están en todas las provincias del reino, los cuales fraguó y escribió Amán hijo de Hamedata, el agagueo.
6
Porque ¿cómo podría yo ver la calamidad que se cierne sobre mi pueblo? ¿Cómo podría ver impasible el exterminio de mi gente?
7
El rey Asuero respondió entonces a la reina Ester y a Mardoqueo el judío:
Debido a que Amán atentó contra los judíos, le he dado sus propiedades a Ester, y a él lo han empalado en la estaca.
8
Redacten ahora, en mi nombre, otro decreto en favor de los judíos, como mejor les parezca, y séllenlo con mi anillo real.
Un documento escrito en mi nombre, y sellado con mi anillo, es imposible revocarlo.
9
De inmediato fueron convocados los secretarios del rey.
Era el día veintitrés del mes tercero, el mes de siván.
Se escribió todo lo que Mardoqueo ordenó a los judíos y a los sátrapas, intendentes y funcionarios de las ciento veintisiete provincias que se extendían desde la India hasta Cus.
Esas órdenes se promulgaron en la escritura de cada provincia y en el idioma de cada pueblo, y también en la escritura e idioma propios de los judíos.
10
Mardoqueo escribió los decretos en nombre del rey Asuero, los selló con el anillo real, y los envió por medio de mensajeros del rey, que montaban veloces corceles de las caballerizas reales.
11
El edicto del rey facultaba a los judíos de cada ciudad a reunirse y defenderse, a exterminar, matar y aniquilar a cualquier fuerza armada de cualquier pueblo o provincia que los atacara a ellos o a sus mujeres y niños, y a apoderarse de los bienes de sus enemigos.
12
Para llevar esto a cabo en todas las provincias del rey Asuero, los judíos fijaron el día trece del mes doce, que es el mes de adar.
13
En cada provincia se emitiría como ley una copia del edicto, y se daría a conocer a todos los pueblos.
Así los judíos estarían preparados ese día para vengarse de sus enemigos.
14
Los mensajeros, siguiendo las órdenes del rey, salieron de inmediato montando veloces corceles.
El edicto se publicó también en la ciudadela de Susa.
15
Mardoqueo salió de la presencia del rey vistiendo ropas reales de azul y blanco, una gran corona de oro y un manto de lino fino color púrpura.
La ciudad de Susa estalló en gritos de alegría.
16
Para los judíos, aquél fue un tiempo de luz y de alegría, júbilo y honor.
17
En cada provincia y ciudad adonde llegaban el edicto y la orden del rey, había alegría y regocijo entre los judíos, con banquetes y festejos.
Y muchas personas de otros pueblos se hicieron judíos por miedo a ellos.