Las dos hermanas adúlteras

1
El Señor me dirigió la palabra:
2
«Hijo de hombre, te cuento que había dos mujeres, hijas de una misma madre.
3
Desde jóvenes se dejaron manosear los senos;
en Egipto se prostituyeron y dejaron que les acariciaran sus pechos virginales.
4
La mayor se llamaba Aholá, y la menor, Aholibá.
Me uní a ellas, y me dieron hijos e hijas.
(Aholá representa a Samaria, y su hermana Aholibá, a Jerusalén.)
5
Mientras Aholá me pertenecía, me fue infiel y se enamoró perdidamente de sus amantes los asirios,
6
todos ellos guerreros vestidos de púrpura, gobernadores y oficiales, jóvenes apuestos y hábiles jinetes.
7
Como una prostituta, se entregó a lo mejor de los asirios;
se contaminó con todos los ídolos malolientes que pertenecían a sus amantes.
8
Jamás abandonó la prostitución que había comenzado a practicar en Egipto.
Desde su juventud, fueron muchos los que se acostaron con ella;
fueron muchos los que acariciaron sus pechos virginales y se apasionaron con ella.
9
Por eso la entregué en manos de sus amantes, los asirios, con quienes ella se apasionó.
10
Y ellos la desnudaron, le quitaron sus hijos y sus hijas, y a ella la mataron a filo de espada.
Fue tal el castigo que ella recibió, que su caso se volvió una advertencia para las mujeres.
11
»Aunque su hermana Aholibá vio esto, dio rienda suelta a sus pasiones y se prostituyó aún más que su hermana.
12
Ella también se enamoró perdidamente de los asirios, todos ellos gobernadores y oficiales, guerreros vestidos con mucho lujo, hábiles jinetes, y jóvenes muy apuestos.
13
Yo pude darme cuenta de que ella se había contaminado y seguido el ejemplo de su hermana.
14
Pero Aholibá llevó más allá sus prostituciones.
Vio en la pared figuras de caldeos pintadas de rojo,
15
con cinturones y amplios turbantes en la cabeza.
Todos ellos tenían aspecto de oficiales, y se parecían a los babilonios originarios de Caldea.
16
Al verlos, se enamoró de ellos perdidamente y envió mensajeros a Caldea.
17
Los babilonios vinieron y se acostaron con ella en el lecho de sus pasiones.
A tal punto la contaminaron con sus prostituciones que se hastió de ellos.
18
Pero exhibiendo su desnudez, practicó con descaro la prostitución.
Entonces me hastié de ella, como antes me había hastiado de su hermana.
19
Pero ella multiplicó sus prostituciones, recordando los días de su juventud cuando en Egipto había sido una prostituta.
20
Allí se había enamorado perdidamente de sus amantes, cuyos genitales eran como los de un asno y su semen como el de un caballo.
21
Así echó de menos la lujuria de su juventud, cuando los egipcios le manoseaban los senos y le acariciaban sus pechos virginales.
22
»Por eso, Aholibá, así dice el Señor omnipotente: “Voy a incitar contra ti a tus amantes, de los que ahora estás hastiada.
De todas partes traeré contra ti
23
a los babilonios y a todos los caldeos, a los de Pecod, Soa y Coa, y con ellos a los asirios, todos ellos jóvenes apuestos, gobernantes y oficiales, guerreros y hombres distinguidos, montados a caballo.
24
Vendrán contra ti con muchos carros y carretas, y con una multitud de ejércitos, cascos y escudos.
Les encargaré que te juzguen, y te juzgarán según sus costumbres.
25
Descargaré sobre ti el furor de mi ira, y ellos te maltratarán con saña.
Te cortarán la nariz y las orejas, y a tus sobrevivientes los matarán a filo de espada.
Te arrebatarán a tus hijos y a tus hijas, y los que aún queden con vida serán consumidos por el fuego.
26
Te arrancarán tus vestidos y te quitarán tus joyas.
27
Así pondré fin a tu lujuria y a tu prostitución, que comenzaste en Egipto.
Ya no desearás esas cosas ni te acordarás más de Egipto.
28
» ”Así dice el Señor omnipotente: Voy a entregarte en manos de los que odias, en manos de quienes te hartaron.
29
Ellos te tratarán con odio y te despojarán de todas tus posesiones.
Te dejarán completamente desnuda, y tus prostituciones quedarán al descubierto.
Tu lujuria y tu promiscuidad
30
son la causa de todo esto, porque te prostituiste con las naciones y te contaminaste con sus ídolos malolientes.
31
Por cuanto has seguido los pasos de tu hermana, en castigo beberás la misma copa.
32
» ”Así dice el Señor omnipotente:
» ”Beberás la copa de tu hermana,
una copa grande y profunda.
Llena está de burla y escarnio,
33
llena de embriaguez y dolor.
Es la copa de ruina y desolación;
¡es la copa de tu hermana Samaria!
34
La beberás hasta las heces,
la romperás en mil pedazos,
y te desgarrarás los pechos
porque yo lo he dicho.
Lo afirma el Señor omnipotente.
35
» ”Por eso, así dice el Señor omnipotente: Por cuanto me has olvidado y me has dado la espalda, sufrirás las consecuencias de tu lujuria y de tus prostituciones.” »
36
El Señor me dijo: «Hijo de hombre, ¿acaso no juzgarás a Aholá y a Aholibá? ¡Échales en cara sus actos detestables!
37
Ellas han cometido adulterio, y tienen las manos manchadas de sangre.
Han cometido adulterio con sus ídolos malolientes, han sacrificado a los hijos que me dieron, y los han ofrecido como alimento a esos ídolos.
38
Además, me han ofendido contaminando mi santuario y, a la vez, profanando mis sábados.
39
El mismo día que sacrificaron a sus hijos para adorar a sus ídolos malolientes, entraron a mi santuario y lo profanaron.
¡Y lo hicieron en mi propia casa!
40
»Y por si fuera poco, mandaron traer gente de muy lejos.
Cuando esa gente llegó, ellas se bañaron, se pintaron los ojos y se adornaron con joyas;
41
luego se sentaron en un diván lujoso, frente a una mesa donde previamente habían colocado el incienso y el aceite que me pertenecen.
42
Podía escucharse el bullicio de una multitud: eran los sabeos, que venían del desierto.
Adornaron a las mujeres poniéndoles brazaletes en los brazos y hermosas coronas sobre la cabeza.
43
Pensé entonces en esa mujer desgastada por sus adulterios: “Ahora van a seguir aprovechándose de esa mujer prostituida.”
44
Y se acostaron con ella como quien se acuesta con una prostituta.
Fue así como se acostaron con esas mujeres lascivas llamadas Aholá y Aholibá.
45
Pero los hombres justos les darán el castigo que merecen las mujeres asesinas y adúlteras, ¡porque son unas adúlteras, y tienen las manos manchadas de sangre!
46
»En efecto, así dice el Señor: ¡Que se convoque a una multitud contra ellas, y que sean entregadas al terror y al saqueo!
47
¡Que la multitud las apedree y las despedace con la espada! ¡Que maten a sus hijos y a sus hijas, y les prendan fuego a sus casas!
48
Yo pondré fin en el país a esta conducta llena de lascivia.
Todas las mujeres quedarán advertidas y no seguirán su ejemplo.
49
Sobre estas dos hermanas recaerá su propia lascivia, y pagarán las consecuencias de sus pecados de idolatría.
Entonces sabrán que yo soy el Señor omnipotente