Anuncio del sitio a Jerusalén

1
»Hijo de hombre, toma ahora un ladrillo, ponlo delante de ti y dibuja en él la ciudad de Jerusalén.
2
Acampa a su alrededor y ponle sitio;
levanta torres de asalto contra ella y construye una rampa que llegue hasta la ciudad;
instala máquinas para derribar sus murallas.
3
Toma una plancha de hierro y colócala como un muro entre ti y la ciudad, y fija tu mirada contra ella.
De esa manera quedará sitiada: tú mismo la sitiarás.
Eso les servirá de señal a los israelitas.
4
»Acuéstate sobre tu lado izquierdo, y echa sobre ti la culpa de los israelitas.
Todo el tiempo que estés acostado sobre ese lado, cargarás con sus culpas.
5
Yo te he puesto un plazo de trescientos noventa días, es decir, un lapso de tiempo equivalente a los años de la culpa de Israel.
6
Cuando cumplas ese plazo, volverás a acostarte, pero esta vez sobre tu lado derecho, y cuarenta días cargarás con la culpa del pueblo de Judá, o sea, un día por cada año.
7
Luego mirarás el asedio de Jerusalén, y con brazo amenazante profetizarás contra ella.
8
Yo te ataré con sogas para que no puedas darte vuelta de un lado a otro mientras no se cumplan los días del asedio.
9
»Toma trigo, cebada, habas, lentejas, mijo y avena;
viértelos en un recipiente y amásalos para hacer pan, pues ése será tu alimento durante los trescientos noventa días que estarás acostado sobre tu lado izquierdo.
10
Cada día comerás, a una hora fija, una ración de un cuarto de kilo.
11
También a una hora fija beberás medio litro de agua.
12
Cocerás ese pan con excremento humano, y a la vista de todos lo comerás, como si fuera una torta de cebada
13
Luego el Señor añadió: «De igual manera, los israelitas comerán alimentos impuros en medio de las naciones por donde los voy a dispersar
14
Entonces exclamé: «¡No, Señor mi Dios! ¡Yo jamás me he contaminado con nada! Desde mi niñez y hasta el día de hoy, jamás he comido carne de ningún animal que se haya encontrado muerto, o que haya sido despedazado por las fieras.
¡Por mi boca no ha entrado ningún tipo de carne impura
15
«Está bien —me respondió—, te doy permiso para que hornees tu pan con excremento de vaca en vez de excremento humano
16
Luego me dijo: «Hijo de hombre, voy a hacer que escasee el trigo en Jerusalén.
La gente comerá el pan racionado y con mucha angustia;
también el agua será racionada, la beberán con mucha ansiedad.
17
Escasearán el pan y el agua, y cuando cada uno vea la condición del otro, todos irán perdiendo las fuerzas y acabarán muriéndose a causa de sus pecados.