José y la esposa de Potifar

1
Cuando José fue llevado a Egipto, los ismaelitas que lo habían trasladado allá lo vendieron a Potifar, un egipcio que era funcionario del faraón y capitán de su guardia.
2
Ahora bien, el Señorestaba con José y las cosas le salían muy bien.
Mientras José vivía en la casa de su patrón egipcio,
3
éste se dio cuenta de que el Señorestaba con José y lo hacía prosperar en todo.
4
José se ganó la confianza de Potifar, y éste lo nombró mayordomo de toda su casa y le confió la administración de todos sus bienes.
5
Por causa de José, el Señorbendijo la casa del egipcio Potifar a partir del momento en que puso a José a cargo de su casa y de todos sus bienes.
La bendición del Señorse extendió sobre todo lo que tenía el egipcio, tanto en la casa como en el campo.
6
Por esto Potifar dejó todo a cargo de José, y tan sólo se preocupaba por lo que tenía que comer.
José tenía muy buen físico y era muy atractivo.
7
Después de algún tiempo, la esposa de su patrón empezó a echarle el ojo y le propuso:
Acuéstate conmigo.
8
Pero José no quiso saber nada, sino que le contestó:
Mire, señora: mi patrón ya no tiene que preocuparse de nada en la casa, porque todo me lo ha confiado a mí.
9
En esta casa no hay nadie más importante que yo.
Mi patrón no me ha negado nada, excepto meterme con usted, que es su esposa.
¿Cómo podría yo cometer tal maldad y pecar así contra Dios?
10
Y por más que ella lo acosaba día tras día para que se acostara con ella y le hiciera compañía, José se mantuvo firme en su rechazo.
11
Un día, en un momento en que todo el personal de servicio se encontraba ausente, José entró en la casa para cumplir con sus responsabilidades.
12
Entonces la mujer de Potifar lo agarró del manto y le rogó: «¡Acuéstate conmigo
Pero José, dejando el manto en manos de ella, salió corriendo de la casa.
13
Al ver ella que él había dejado el manto en sus manos y había salido corriendo,
14
llamó a los siervos de la casa y les dijo: «¡Miren!, el hebreo que nos trajo mi esposo sólo ha venido a burlarse de nosotros.
Entró a la casa con la intención de acostarse conmigo, pero yo grité con todas mis fuerzas.
15
En cuanto me oyó gritar, salió corriendo y dejó su manto a mi lado
16
La mujer guardó el manto de José hasta que su marido volvió a su casa.
17
Entonces le contó la misma historia: «El esclavo hebreo que nos trajiste quiso aprovecharse de mí.
18
Pero en cuanto grité con todas mis fuerzas, salió corriendo y dejó su manto a mi lado
19
Cuando el patrón de José escuchó de labios de su mujer cómo la había tratado el esclavo, se enfureció
20
y mandó que echaran a José en la cárcel donde estaban los presos del rey.
Pero aun en la cárcel
21
el Señorestaba con él y no dejó de mostrarle su amor.
Hizo que se ganara la confianza del guardia de la cárcel,
22
el cual puso a José a cargo de todos los prisioneros y de todo lo que allí se hacía.
23
Como el Señorestaba con José y hacía prosperar todo lo que él hacía, el guardia de la cárcel no se preocupaba de nada de lo que dejaba en sus manos.