1
¡Despierta, Sión, despierta!
¡Revístete de poder!
Jerusalén, ciudad santa,
ponte tus vestidos de gala,
que los incircuncisos e impuros
no volverán a entrar en ti.
2
¡Sacúdete el polvo, Jerusalén!
¡Levántate, vuelve al trono!
¡Libérate de las cadenas de tu cuello,
cautiva hija de Sión!
3
Porque así dice el Señor:
«Ustedes fueron vendidos por nada,
y sin dinero serán redimidos
4
Porque así dice el Señor omnipotente:
«En tiempos pasados,
mi pueblo descendió a Egipto y vivió allí;
en estos últimos tiempos,
Asiria los ha oprimido sin razón.
5
»Y ahoraafirma el Señor —, ¿qué estoy haciendo aquí?
Sin motivo se han llevado a mi pueblo;
sus gobernantes se mofan de él.
No hay un solo momento
en que mi nombre no lo blasfemen.
6
Por eso mi pueblo conocerá mi nombre,
y en aquel día sabrán
que yo soy quien dice: “¡Aquí estoy!” »
7
¡Qué hermosos son, sobre los montes,
los pies del que trae buenas nuevas;
del que proclama la paz,
del que anuncia buenas noticias,
del que proclama la salvación,
del que dice a Sión: «Tu Dios reina»!
8
¡Escucha! Tus centinelas alzan la voz,
y juntos gritan de alegría,
porque ven con sus propios ojos
que el Señor vuelve a Sión.
9
Ruinas de Jerusalén,
¡prorrumpan juntas en canciones de alegría!
Porque el Señor ha consolado a su pueblo,
¡ha redimido a Jerusalén!
10
El Señor desnudará su santo brazo
a la vista de todas las naciones,
y todos los confines de la tierra
verán la salvación de nuestro Dios.
11
Ustedes, que transportan los utensilios del Señor,
¡pónganse en marcha, salgan de allí!
¡Salgan de en medio de ella, purifíquense!
¡No toquen nada impuro!
12
Pero no tendrán que apresurarse ni salir huyendo,
porque el Señor marchará a la cabeza;
¡el Dios de Israel les cubrirá la espalda!


El sufrimiento y la gloria del Siervo

13
Miren, mi siervo triunfará;
será exaltado, levantado y muy enaltecido.
14
Muchos se asombraron de él,
pues tenía desfigurado el semblante;
¡nada de humano tenía su aspecto!
15
Del mismo modo, muchas naciones se asombrarán,
y en su presencia enmudecerán los reyes,
porque verán lo que no se les había anunciado,
y entenderán lo que no habían oído.