El cinturón de lino

1
Así me dijo el Señor: «Ve y cómprate un cinturón de lino, y póntelo en la cintura, pero no lo metas en agua
2
Conforme a las instrucciones del Señor, compré el cinturón y me lo puse en la cintura.
3
Entonces el Señor me dijo por segunda vez:
4
«Toma el cinturón que has comprado y que tienes puesto en la cintura, y ve a Perat, y escóndelo allí, en la grieta de una roca
5
Fui entonces y lo escondí en Perat, tal como el Señor me lo había ordenado.
6
Al cabo de muchos días, el Señor me dijo: «Ve a Perat y busca el cinturón que te mandé a esconder allí
7
Fui a Perat, cavé y saqué el cinturón del lugar donde lo había escondido, pero ya estaba podrido y no servía para nada.
8
Entonces el Señor volvió a decirme:
9
«Así dice el Señor: “De esta misma manera destruiré el orgullo de Judá y el gran orgullo de Jerusalén.
10
Este pueblo malvado, que se niega a obedecerme, que sigue la terquedad de su corazón y va tras otros dioses para servirlos y adorarlos, será como este cinturón, que no sirve para nada.
11
Porque así como el cinturón se ajusta a la cintura del hombre, así procuré que todo el pueblo de Israel y toda la tribu de Judá se ajustaran a mí —afirma el Señorpara que fueran mi pueblo y mi renombre, mi honor y mi gloria.
¡Pero no obedecieron!”


Los cántaros rotos

12
»Diles también lo siguiente: “Así dice el Señor, el Dios de Israel: ‘Todo cántaro se llenará de vino.’ Y si ellos te dicen: ‘¿Acaso no sabemos bien que todo cántaro se debe llenar de vino?’,
13
entonces les responderás que así dice el Señor: ‘Voy a llenar de vino a todos los habitantes de este país: a los reyes que se sientan en el trono de David, a los sacerdotes y a todos los habitantes de Jerusalén.
14
Haré que se despedacen unos a otros, padres e hijos por igual.
No les tendré piedad ni lástima, sino que los destruiré sin compasión.’ Lo afirma el Señor.” »


Advertencia oportuna

15
¡Escúchenme, préstenme atención!
¡No sean soberbios, que el Señor mismo lo ha dicho!
16
Glorifiquen al Señor su Dios,
antes de que haga venir la oscuridad
y ustedes tropiecen contra los montes sombríos.
Ustedes esperan la luz,
pero Él la cambiará en densas tinieblas;
¡la convertirá en profunda oscuridad!
17
Pero si ustedes no obedecen,
lloraré en secreto
por causa de su orgullo;
mis ojos llorarán amargamente
y se desharán en lágrimas,
porque el rebaño del
será llevado al cautiverio.
18
Di al rey y a la reina madre:
«¡Humíllense, siéntense en el suelo,
que ya no ostentan sobre su cabeza
la corona de gloria
19
Las ciudades del Néguev están cerradas,
y no hay quien abra sus puertas.
Todo Judá se ha ido al destierro,
exiliado en su totalidad.
20
Alcen los ojos y miren
a los que vienen del norte.
¿Dónde está el rebaño que te fue confiado,
el rebaño que era tu orgullo?
21
¿Qué dirás cuando el Señor te imponga como jefes
a los que tú mismo enseñaste
a ser tus aliados predilectos?
¿No tendrás dolores
como de mujer de parto?
22
Y si preguntas:
«¿Por qué me pasa esto?»,
¡por tus muchos pecados
te han arrancado las faldas
y te han violado!
23
¿Puede el etíope cambiar de piel,
o el leopardo quitarse sus manchas?
¡Pues tampoco ustedes pueden hacer el bien,
acostumbrados como están a hacer el mal!
24
«Los dispersaré como a la paja
que arrastra el viento del desierto.
25
Esto es lo que te ha tocado en suerte,
¡la porción que he medido para ti!
afirma el Señor —.
Ya que me has olvidado,
y has confiado en la mentira,
26
¡yo también te alzaré las faldas
hasta cubrirte el rostro
y descubrir tus vergüenzas!
27
He visto tus adulterios,
tus relinchos,
tu vergonzosa prostitución
y tus abominaciones,
en los campos y sobre las colinas.
¡Ay de ti, Jerusalén!
¿Hasta cuándo seguirás en tu impureza