Parábola del alfarero

1
Ésta es la palabra del Señor, que vino a Jeremías:
2
«Baja ahora mismo a la casa del alfarero, y allí te comunicaré mi mensaje
3
Entonces bajé a la casa del alfarero, y lo encontré trabajando en el torno.
4
Pero la vasija que estaba modelando se le deshizo en las manos;
así que volvió a hacer otra vasija, hasta que le pareció que le había quedado bien.
5
En ese momento la palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
6
«Pueblo de Israel, ¿acaso no puedo hacer con ustedes lo mismo que hace este alfarero con el barro? —afirma el Señor —.
Ustedes, pueblo de Israel, son en mis manos como el barro en las manos del alfarero.
7
En un momento puedo hablar de arrancar, derribar y destruir a una nación o a un reino;
8
pero si la nación de la cual hablé se arrepiente de su maldad, también yo me arrepentiré del castigo que había pensado infligirles.
9
En otro momento puedo hablar de construir y plantar a una nación o a un reino.
10
Pero si esa nación hace lo malo ante mis ojos y no me obedece, me arrepentiré del bien que había pensado hacerles.
11
Y ahora habla con los habitantes de Judá y de Jerusalén, y adviérteles que así dice el Señor: “Estoy preparando una calamidad contra ustedes, y elaborando un plan en su contra.
¡Vuélvanse ya de su mal camino;
enmienden su conducta y sus acciones!”
12
Ellos objetarán: “Es inútil.
Vamos a seguir nuestros propios planes”, y cada uno cometerá la maldad que le dicte su obstinado corazón
13
Por eso, así dice el Señor:
«Pregunten entre las naciones:
¿Quién ha oído algo semejante?
La virginal Israel
ha cometido algo terrible.
14
¿Acaso la nieve del Líbano
desaparece de las colinas escarpadas?
¿Se agotan las aguas frías
que fluyen de las montañas?
15
Sin embargo, mi pueblo me ha olvidado;
quema incienso a ídolos inútiles.
Ha tropezado en sus caminos,
en los senderos antiguos,
para andar por sendas
y caminos escabrosos.
16
Así ha dejado desolado su país;
lo ha hecho objeto de burla constante.
Todo el que pase por él
meneará atónito la cabeza.
17
Como un viento del este,
los esparciré delante del enemigo.
En el día de su calamidad
les daré la espalda y no la cara
18
Ellos dijeron: «Vengan, tramemos un plan contra Jeremías.
Porque no le faltará la ley al sacerdote, ni el consejo al sabio, ni la palabra al profeta.
Ataquémoslo de palabra, y no hagamos caso de nada de lo que diga
19
¡ Señor, préstame atención!
¡Escucha a los que me acusan!
20
¿Acaso el bien se paga con el mal?
¡Pues ellos me han cavado una fosa!
Recuerda que me presenté ante ti
para interceder por ellos,
para apartar de ellos tu ira.
21
Por eso, entrega ahora sus hijos al hambre;
abandónalos a merced de la espada.
Que sus esposas se queden viudas y sin hijos;
que sus maridos mueran asesinados,
y que sus jóvenes caigan en combate a filo de espada.
22
¡Que se oigan los gritos desde sus casas,
cuando de repente mandes contra ellos
una banda de asaltantes!
Han cavado una fosa para atraparme,
y han puesto trampas a mi paso.
23
Pero tú, Señor, conoces
todos sus planes para matarme.
¡No perdones su iniquidad,
ni borres de tu presencia sus pecados!
¡Que caigan derribados ante ti!
¡Enfréntate a ellos en el momento de tu ira!