Carta a los exiliados

1
Ésta es la carta que el profeta Jeremías envió desde Jerusalén al resto de los ancianos que estaban en el exilio, a los sacerdotes y los profetas, y a todo el pueblo que Nabucodonosor había desterrado de Jerusalén a Babilonia.
2
Esto sucedió después de que el rey Jeconías había salido de Jerusalén, junto con la reina madre, los eunucos, los jefes de Judá y de Jerusalén, los artesanos y los herreros.
3
La carta fue enviada por medio de Elasá hijo de Safán, y de Guemarías hijo de Jilquías, a quienes Sedequías, rey de Judá, había enviado al rey Nabucodonosor, rey de Babilonia.
La carta decía:
4
Así dice el SeñorTodopoderoso, el Dios de Israel, a todos los que he deportado de Jerusalén a Babilonia:
5
«Construyan casas y habítenlas;
planten huertos y coman de su fruto.
6
Cásense, y tengan hijos e hijas;
y casen a sus hijos e hijas, para que a su vez ellos les den nietos.
Multiplíquense allá, y no disminuyan.
7
Además, busquen el bienestar de la ciudad adonde los he deportado, y pidan al Señor por ella, porque el bienestar de ustedes depende del bienestar de la ciudad
8
Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel: «No se dejen engañar por los profetas ni por los adivinos que están entre ustedes.
No hagan caso de los sueños que ellos tienen.
9
Lo que ellos les profetizan en mi nombre es una mentira.
Yo no los he enviado», afirma el Señor.
10
Así dice el Señor: «Cuando a Babilonia se le hayan cumplido los setenta años, yo los visitaré;
y haré honor a mi promesa en favor de ustedes, y los haré volver a este lugar.
11
Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedesafirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.
12
Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé.
13
Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.
14
Me dejaré encontrarafirma el Señor —, y los haré volver del cautiverio.
Yo los reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde los haya dispersado, y los haré volver al lugar del cual los deporté», afirma el Señor.
15
Ustedes podrán decir: «El Señor nos ha dado profetas en Babilonia»,
16
pero esto es lo que dice el Señor acerca del rey que ocupa el trono de David, y acerca de todo el pueblo que aún queda en esta ciudad, es decir, de sus hermanos que no fueron con ustedes al exilio.
17
Así dice el Señor Todopoderoso: «Voy a mandar contra ellos la espada, el hambre y la pestilencia.
Haré que sean como higos podridos, que de tan malos no se pueden comer.
18
Los perseguiré con espada, hambre y pestilencia, y haré que sean motivo de espanto para todos los reinos de la tierra, y que sean maldición y objeto de horror, de burla y de escarnio en todas las naciones por donde yo los disperse.
19
Porque ustedes no han escuchado ni han hecho caso de las palabras que, una y otra vez, les envié por medio de mis siervos los profetasafirma el Señor —.
20
»Pero ahora todos ustedes los exiliados que hice deportar de Jerusalén a Babilonia, ¡obedezcan mi palabra
21
Así dice el Señor Todopoderoso, el Dios de Israel, acerca de Acab hijo de Colaías, y de Sedequías hijo de Maseías, que les profetizan una mentira en mi nombre: «Voy a entregarlos en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y él los matará ante sus propios ojos.
22
Por culpa de ellos, todos los deportados de Judá que están en Babilonia pronunciarán esta maldición: “Que haga el Señor contigo lo mismo que hizo con Sedequías y Acab, a quienes el rey de Babilonia asó en el fuego.”
23
Porque cometieron una infamia en Israel: adulteraron con la mujer de su prójimo y dijeron mentiras en mi nombre, cosas que jamás les ordené.
Yo lo sé, y de eso soy testigo», afirma el Señor.


Mensaje de Semaías

24
También a Semaías hijo de Nejelán le comunicarás
25
que así dice el SeñorTodopoderoso, el Dios de Israel: «Tú, en tu propio nombre, enviaste cartas a todo el pueblo que está en Jerusalén, al sacerdote Sofonías hijo de Maseías, y a todos los sacerdotes.
En esas cartas decías:
26
“El Señor te ha puesto como sacerdote en lugar del sacerdote Joyadá, para que vigiles en la casa del Señor.
A todo loco que se haga pasar por profeta, lo pondrás en el cepo y en el calabozo.
27
¿Por qué, pues, no has reprendido a Jeremías de Anatot, que entre ustedes se hace pasar por profeta?
28
Resulta que él nos envió un mensaje a Babilonia, el cual decía: ‘La deportación va a durar mucho tiempo;
así que construyan casas, y habítenlas;
planten huertos y coman de su fruto.’” »
29
El sacerdote Sofonías leyó esta carta al profeta Jeremías.
30
Entonces vino a Jeremías la palabra del Señor:
31
«Comunícales a todos los deportados que así dice el Señor acerca de Semaías de Nejelán: “Puesto que Semaías les ha profetizado sin que yo lo haya enviado, y les ha hecho confiar en una mentira,
32
yo, el Señor, castigaré a Semaías de Nejelán y a su descendencia, porque ha incitado al pueblo a rebelarse contra mí.
Ninguno de su familia vivirá para contar el bien que le haré a mi pueblo” », afirma el Señor.