Jeremías en la cisterna

1
Sefatías hijo de Matán, Guedalías hijo de Pasur, Jucal hijo de Selemías, y Pasur hijo de Malquías, oyeron que Jeremías le decía a todo el pueblo:
2
«Así dice el Señor: “El que se quede en esta ciudad morirá de hambre, por la espada o por la peste.
Pero el que se pase a los babilonios vivirá.
¡Se entregará como botín de guerra, pero salvará su vida!”
3
Así dice el Señor: “Esta ciudad caerá en poder del ejército del rey de Babilonia, y será capturada.” »
4
Los jefes le dijeron al rey:
—Hay que matar a este hombre.
Con semejantes discursos está desmoralizando a los soldados y a todo el pueblo que aún quedan en esta ciudad.
Este hombre no busca el bien del pueblo, sino su desgracia.
5
El rey Sedequías respondió:
—Lo dejo en sus manos.
Ni yo, que soy el rey, puedo oponerme a ustedes.
6
Ellos tomaron a Jeremías y, bajándolo con cuerdas, lo echaron en la cisterna del patio de la guardia, la cual era de Malquías, el hijo del rey.
Pero como en la cisterna no había agua, sino lodo, Jeremías se hundió en él.
7
El etíope Ebedmélec, funcionario de la casa real, se enteró de que habían echado a Jeremías en la cisterna.
En cierta ocasión cuando el rey estaba participando en una sesión frente al portón de Benjamín,
8
Ebedmélec salió del palacio real y le dijo:
9
—Mi rey y señor, estos hombres han actuado con saña.
Han arrojado a Jeremías en la cisterna, y allí se morirá de hambre, porque ya no hay pan en la ciudad.
10
Entonces el rey ordenó al etíope Ebedmélec:
Toma contigo tres hombres, y rescata de la cisterna al profeta Jeremías antes de que se muera.
11
Ebedmélec lo hizo así, y fue al depósito de ropa del palacio real, sacó de allí ropas y trapos viejos, y con unas sogas se los bajó a la cisterna a Jeremías.
12
Ebedmélec le dijo a Jeremías:
Ponte en los sobacos estas ropas y trapos viejos, para protegerte de las sogas.
Así lo hizo Jeremías.
13
Los hombres tiraron de las sogas y lo sacaron de la cisterna.
Y Jeremías permaneció en el patio de la guardia.


Sedequías interroga a Jeremías

14
El rey Sedequías mandó que llevaran a Jeremías a la tercera entrada de la casa del Señor, y allí le dijo:
—Te voy a preguntar algo, y por favor no me ocultes nada.
15
Jeremías le respondió al rey:
—Si respondo a la pregunta de Su Majestad, lo más seguro es que me mate.
Y si le doy un consejo, no me va a hacer caso.
16
Pero en secreto el rey Sedequías le hizo este juramento a Jeremías:
—¡Te juro por el Señor, que nos ha dado esta vida, que no te mataré ni te entregaré en manos de estos hombres que atentan contra tu vida!
17
Jeremías le dijo a Sedequías:
Así dice el SeñorTodopoderoso, el Dios de Israel: “Si Su Majestad se rinde ante los jefes del rey de Babilonia, salvará su vida, y esta ciudad no será incendiada;
Su Majestad y su familia vivirán.
18
Pero si no se rinde ante los jefes del rey de Babilonia, la ciudad caerá bajo el poder de los caldeos, y será incendiada, y usted no tendrá escapatoria.”
19
El rey Sedequías respondió:
—Yo le tengo terror a los judíos que se pasaron al bando de los babilonios, pues me pueden entregar en sus manos para que me torturen.
20
Jeremías le contestó:
Obedezca Su Majestad la voz del Señor que yo le estoy comunicando, y no caerá en manos de los babilonios.
Así le irá bien a usted, y salvará su vida.
21
Pero si Su Majestad se empecina en no rendirse, ésta es la palabra que el Señor me ha revelado:
22
Todas las mujeres que aún quedan en el palacio del rey de Judá serán entregadas a los jefes del rey de Babilonia, y ellas mismas le echarán en cara:
»“Tus amigos más confiables
te han engañado y te han vencido.
Tienes los pies hundidos en el fango,
pues tus amigos te dieron la espalda.”
23
»Todas las mujeres y los hijos de Su Majestad serán entregados a los babilonios, y ni Su Majestad podrá escapar, sino que caerá bajo el poder del rey de Babilonia, y la ciudad será incendiada.
24
Sedequías le contestó a Jeremías:
—Que nadie se entere de estas palabras, pues de lo contrario morirás.
25
Si los jefes se enteran de que yo hablé contigo, y vienen y te dicen: “Dinos ya lo que le has informado al rey, y lo que él te dijo;
no nos ocultes nada, pues de lo contrario te mataremos”,
26
tú les dirás: “Vine a suplicarle al rey que no me mandara de vuelta a casa de Jonatán, a morir allí.”
27
Y así fue.
Todos los jefes vinieron a interrogar a Jeremías, pero él les contestó de acuerdo con lo que el rey le había ordenado.
Entonces lo dejaron tranquilo, porque nadie había escuchado la conversación.
28
Y Jeremías se quedó en el patio de la guardia hasta el día en que Jerusalén fue capturada.
Jerusalén fue tomada de la siguiente manera: