1
«Israel, si piensas volver,
vuélvete a mí
afirma el Señor —.
Si quitas de mi vista tus ídolos abominables
y no te alejas de mí,
2
si con fidelidad, justicia y rectitud
juras: “Por la vida del Señor”,
entonces “en él serán benditas las naciones,
y en él se gloriarán”.»
3
Así dice el
a los habitantes de Judá y de Jerusalén:
«Abran surcos en terrenos no labrados,
y no siembren entre espinos.
4
Habitantes de Judá y de Jerusalén,
marquen su corazón con la señal del pacto:
circuncídense para honrar al Señor,
no sea que por la maldad de sus obras
mi furor se encienda como el fuego
y arda sin que nadie pueda apagarlo.


La amenaza del norte

5
»¡Anúncienlo en Judá,
proclámenlo en Jerusalén!
¡Toquen la trompeta por todo el país!
Griten a voz en cuello:
“¡Reúnanse y entremos
en las ciudades fortificadas!”
6
Señalen a Sión con la bandera;
¡busquen refugio, no se detengan!
Porque yo traigo del norte
calamidad y gran destrucción.
7
Un león ha salido del matorral,
un destructor de naciones se ha puesto en marcha;
ha salido de su lugar de origen
para desolar tu tierra;
tus ciudades quedarán en ruinas
y totalmente despobladas.
8
Por esto, vístanse de luto,
laméntense y giman,
porque la ardiente ira del
no se ha apartado de nosotros.
9
»En aquel día desfallecerá
el corazón del rey y de los jefes;
los sacerdotes se llenarán de pánico
y los profetas quedarán atónitos»,
afirma el Señor.
10
Yo dije: «¡Ah, Señor mi Dios,
cómo has engañado a este pueblo y a Jerusalén!
Dijiste: “Tendrán paz”,
pero tienen la espada en el cuello
11
En aquel tiempo se les dirá
a este pueblo y a Jerusalén:
«Desde las estériles lomas del desierto
sopla un viento abrasador
en dirección a la capital de mi pueblo.
No es el viento que sirve para aventar
ni para limpiar el trigo;
12
el viento que haré venir
es demasiado fuerte para eso,
porque yo mismo
dictaré sentencia contra ellos
13
¡Mírenlo avanzar como las nubes!
¡Sus carros de guerra parecen un huracán!
¡Sus caballos son más veloces que las águilas!
¡Ay de nosotros! ¡Estamos perdidos!
14
Jerusalén, limpia de maldad tu corazón
para que seas salvada.
¿Hasta cuándo hallarán lugar en ti
los pensamientos perversos?
15
Una voz anuncia desgracia
desde Dan y desde las colinas de Efraín.
16
«Adviertan a las naciones,
proclámenlo contra Jerusalén:
“De lejanas tierras vienen sitiadores
lanzando gritos de guerra
contra las ciudades de Judá.”
17
La rodean como quien cuida un campo,
porque ella se rebeló contra
afirma el Señor —.
18
Tu conducta y tus acciones
te han causado todo esto.
Ésta es tu desgracia.
¡Qué amarga es!
¡Cómo te ha calado en el propio corazón
19
¡Qué angustia, qué angustia!
¡Me retuerzo de dolor!
Mi corazón se agita.
¡Ay, corazón mío!
¡No puedo callarme!
Puedo escuchar el toque de trompeta
y el grito de guerra.
20
Un desastre llama a otro desastre;
todo el país está devastado.
De repente fueron destruidos
las carpas y los pabellones donde habito.
21
¿Hasta cuándo tendré que ver la bandera
y escuchar el toque de la trompeta?
22
«Mi pueblo es necio,
no me conoce;
son hijos insensatos
que no tienen entendimiento.
Son hábiles para hacer el mal;
no saben hacer el bien
23
Miré a la tierra, y era un caos total;
miré a los cielos, y todo era tinieblas.
24
Miré a las montañas, y estaban temblando;
¡se sacudían todas las colinas!
25
Miré, y no quedaba nadie;
habían huido todas las aves del cielo.
26
Miré, y la tierra fértil era un desierto;
yacían en ruinas todas las ciudades,
por la acción del Señor,
por causa de su ardiente ira.
27
Así dice el Señor:
«Todo el país quedará desolado,
pero no lo destruiré por completo.
28
Por eso el país estará de luto,
y los altos cielos se oscurecerán,
pues ya lo dije, y no me retractaré;
lo he decidido, y no me volveré atrás
29
Ante el ruido de arqueros y jinetes
huye toda la ciudad.
Algunos se meten en los matorrales,
otros trepan por los peñascos.
Toda la ciudad queda abandonada;
¡no queda un solo habitante!
30
¿Qué piensas hacer, ciudad devastada?
¿Para qué te vistes de púrpura?
¿Para qué te pones joyas de oro?
¿Para qué te maquillas los ojos?
En vano te embelleces,
pues tus amantes te desprecian;
sólo buscan tu muerte.
31
Oigo gritos como de parturienta,
gemidos como de primeriza.
Son los gemidos de la bella Sión,
que respira con dificultad;
que extiende los brazos y dice:
«¡Ay de mí, que desfallezco!
¡Estoy en manos de asesinos