Jesús, el buen pastor

1
»Ciertamente les aseguro que el que no entra por la puerta al redil de las ovejas, sino que trepa y se mete por otro lado, es un ladrón y un bandido.
2
El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas.
3
El portero le abre la puerta, y las ovejas oyen su voz.
Llama por nombre a las ovejas y las saca del redil.
4
Cuando ya ha sacado a todas las que son suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque reconocen su voz.
5
Pero a un desconocido jamás lo siguen;
más bien, huyen de él porque no reconocen voces extrañas.
6
Jesús les puso este ejemplo, pero ellos no captaron el sentido de sus palabras.
7
Por eso volvió a decirles: «Ciertamente les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.
8
Todos los que vinieron antes de mí eran unos ladrones y unos bandidos, pero las ovejas no les hicieron caso.
9
Yo soy la puerta;
el que entre por esta puerta, que soy yo, será salvo.
Se moverá con entera libertad, y hallará pastos.
10
El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir;
yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.
11
»Yo soy el buen pastor.
El buen pastor da su vida por las ovejas.
12
El asalariado no es el pastor, y a él no le pertenecen las ovejas.
Cuando ve que el lobo se acerca, abandona las ovejas y huye;
entonces el lobo ataca al rebaño y lo dispersa.
13
Y ese hombre huye porque, siendo asalariado, no le importan las ovejas.
14
»Yo soy el buen pastor;
conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí,
15
así como el Padre me conoce a mí y yo lo conozco a él, y doy mi vida por las ovejas.
16
Tengo otras ovejas que no son de este redil, y también a ellas debo traerlas.
Así ellas escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo pastor.
17
Por eso me ama el Padre: porque entrego mi vida para volver a recibirla.
18
Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad.
Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla.
Éste es el mandamiento que recibí de mi Padre
19
De nuevo las palabras de Jesús fueron motivo de disensión entre los judíos.
20
Muchos de ellos decían: «Está endemoniado y loco de remate.
¿Para qué hacerle caso
21
Pero otros opinaban: «Estas palabras no son de un endemoniado.
¿Puede acaso un demonio abrirles los ojos a los ciegos


Jesús y la fiesta de la Dedicación

22
Por esos días se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación.
Era invierno,
23
y Jesús andaba en el templo, por el pórtico de Salomón.
24
Entonces lo rodearon los judíos y le preguntaron:
—¿Hasta cuándo vas a tenernos en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo con franqueza.
25
—Ya se lo he dicho a ustedes, y no lo creen.
Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que me acreditan,
26
pero ustedes no creen porque no son de mi rebaño.
27
Mis ovejas oyen mi voz;
yo las conozco y ellas me siguen.
28
Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.
29
Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos;
y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar.
30
El Padre y yo somos uno.
31
Una vez más los judíos tomaron piedras para arrojárselas,
32
pero Jesús les dijo:
—Yo les he mostrado muchas obras irreprochables que proceden del Padre.
¿Por cuál de ellas me quieren apedrear?
33
—No te apedreamos por ninguna de ellas sino por blasfemia;
porque tú, siendo hombre, te haces pasar por Dios.
34
—¿Y acasorespondió Jesús— no está escrito en su ley: “Yo he dicho que ustedes son dioses”?
35
Si Dios llamódioses” a aquellos para quienes vino la palabra (y la Escritura no puede ser quebrantada),
36
¿por qué acusan de blasfemia a quien el Padre apartó para sí y envió al mundo? ¿Tan sólo porque dijo: “Yo soy el Hijo de Dios”?
37
Si no hago las obras de mi Padre, no me crean.
38
Pero si las hago, aunque no me crean a mí, crean a mis obras, para que sepan y entiendan que el Padre está en mí, y que yo estoy en el Padre.
39
Nuevamente intentaron arrestarlo, pero él se les escapó de las manos.
40
Volvió Jesús al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había estado bautizando antes;
y allí se quedó.
41
Mucha gente acudía a él, y decía: «Aunque Juan nunca hizo ninguna señal milagrosa, todo lo que dijo acerca de este hombre era verdad
42
Y muchos en aquel lugar creyeron en Jesús.