Noveno discurso de Job

1
Job, retomando la palabra, dijo:
2
«Juro por Dios, el Todopoderoso,
quien se niega a hacerme justicia,
quien me ha amargado el ánimo,
3
que mientras haya vida en mí
y aliento divino en mi nariz,
4
mis labios no pronunciarán maldad alguna,
ni mi lengua proferirá mentiras.
5
Jamás podré admitir que ustedes tengan la razón;
mientras viva, insistiré en mi integridad.
6
Insistiré en mi inocencia;
no cederé.
Mientras viva, no me remorderá la conciencia.
7
»¡Que terminen mis enemigos como los malvados
y mis adversarios como los injustos!
8
¿Qué esperanza tienen los impíos
cuando son eliminados,
cuando Dios les quita la vida?
9
¿Escucha Dios su clamor
cuando les sobreviene la angustia?
10
¿Acaso se deleitan en el Todopoderoso,
o claman a Dios en todo tiempo?
11
»¡Yo les voy a mostrar algo del poder de Dios!
¡No les voy a ocultar los planes del Todopoderoso!
12
Si ustedes mismos han visto todo esto,
¿a qué viene tanta palabrería


Tercer discurso de Zofar

13
«Ésta es la herencia que Dios
tiene reservada para los malvados;
ésta es la herencia que los desalmados
recibirán del Todopoderoso:
14
No importa cuántos hijos tengan,
la espada los aguarda;
jamás sus pequeños comerán hasta saciarse.
15
La muerte sepultará a quienes les sobrevivan;
sus viudas no llorarán por ellos.
16
Y aunque amontonen plata como polvo,
y apilen vestidos como arcilla,
17
será el justo quien se ponga esos vestidos,
y el inocente quien reparta esa plata.
18
Las casas que construyen parecen larvas de polilla,
parecen cobertizo de vigilancia.
19
Se acuestan siendo ricos, pero por última vez:
cuando despiertan, sus riquezas se han esfumado.
20
Les sobreviene un diluvio de terrores;
la tempestad los arrebata por la noche.
21
El viento del este se los lleva, y desaparecen;
los arranca del lugar donde viven.
22
Se lanza contra ellos sin clemencia,
mientras ellos tratan de huir de su poder.
23
Agita las manos y aplaude burlón;
entre silbidos, los arranca de su lugar