Muerte de Nadab y Abiú

1
Pero Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario y, poniendo en ellos fuego e incienso, ofrecieron ante el Señor un fuego que no tenían por qué ofrecer, pues él no se lo había mandado.
2
Entonces salió de la presencia del Señor un fuego que los consumió, y murieron ante él.
3
Moisés le dijo a Aarón: «De esto hablaba el Señor cuando dijo:
»“Entre los que se acercan a mí
manifestaré mi santidad,
y ante todo el pueblo
manifestaré mi gloria.” »
Y Aarón guardó silencio.
4
Moisés mandó llamar a Misael y a Elzafán, hijos de Uziel, tío de Aarón, y les dijo: «Vengan acá y retiren del santuario a sus hermanos.
¡Sáquenlos del campamento
5
Ellos se acercaron y, tomándolos por las túnicas, se los llevaron fuera del campamento, tal como Moisés lo había ordenado.


Ley sobre el duelo sacerdotal

6
Luego Moisés les dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar: «No anden ustedes con el pelo despeinado, ni se rasguen los vestidos.
Así no morirán ustedes ni se irritará el Señor contra toda la comunidad.
Sus hermanos israelitas harán duelo por el incendio que produjo el Señor,
7
pero ustedes no vayan a salir de la Tienda de reunión, no sea que mueran, porque el aceite de la unción del Señor está sobre ustedes.» Y ellos hicieron lo que Moisés les dijo.


Ley sobre el culto y el licor

8
El Señor le dijo a Aarón:
9
«Ni tú ni tus hijos deben beber vino ni licor cuando entren en la Tienda de reunión, pues de lo contrario morirán.
Éste es un estatuto perpetuo para tus descendientes,
10
para que puedan distinguir entre lo santo y lo profano, y entre lo puro y lo impuro,
11
y puedan también enseñar a los israelitas todos los estatutos que el Señor les ha dado a conocer por medio de Moisés


La porción de los sacerdotes

12
Moisés le dijo a Aarón, y también a Eleazar e Itamar, los hijos que le quedaban a Aarón: «Tomen el resto de la ofrenda de cereal presentada al Señor, y cómanla sin levadura, junto al altar, porque es sumamente sagrada.
13
Cómanla en un lugar santo, porque así se me ha mandado.
Es un estatuto para ti y para tus hijos con respecto a la ofrenda presentada por fuego al Señor.
14
»Tú y tus hijos e hijas podrán comer también, en un lugar puro, el pecho que es ofrenda mecida y el muslo dado como contribución.
Ambos son parte de los sacrificios de comunión de los israelitas, y a ti y a tus hijos se les han dado como estatuto.
15
Tanto el muslo como el pecho serán presentados junto con la ofrenda de la grasa, para ofrecérselos al Señor como ofrenda mecida.
Será un estatuto perpetuo para ti y para tus hijos, tal como lo ha mandado el Señor


Un caso especial

16
Moisés pidió con insistencia el macho cabrío del sacrificio expiatorio, pero éste ya había sido quemado en el fuego.
Irritado con Eleazar e Itamar, los hijos sobrevivientes de Aarón, les preguntó:
17
—¿Por qué no comieron el sacrificio expiatorio dentro del santuario? Es un sacrificio sumamente sagrado;
se les dio para quitar la culpa de la comunidad y hacer propiciación por ellos ante el Señor.
18
Si no se introdujo en el Lugar Santo la sangre del macho cabrío, ustedes debieron haberse comido el animal en el área del santuario, tal como se lo mandé.
19
Entonces Aarón le respondió a Moisés:
—Hoy mis hijos ofrecieron ante el Señor su sacrificio expiatorio y su holocausto, ¡y es cuando tenía que sucederme semejante desgracia! Si hoy hubiera yo comido del sacrificio expiatorio, ¿le habría parecido correcto al Señor?
20
Al oír esto, Moisés quedó satisfecho con la respuesta.