Jesús envía a los doce

1
Habiendo reunido a los doce, Jesús les dio poder y autoridad para expulsar a todos los demonios y para sanar enfermedades.
2
Entonces los envió a predicar el reino de Dios y a sanar a los enfermos.
3
«No lleven nada para el camino: ni bastón, ni bolsa, ni pan, ni dinero, ni dos mudas de ropa —les dijo—.
4
En cualquier casa que entren, quédense allí hasta que salgan del pueblo.
5
Si no los reciben bien, al salir de ese pueblo, sacúdanse el polvo de los pies como un testimonio contra sus habitantes
6
Así que partieron y fueron por todas partes de pueblo en pueblo, predicando el evangelio y sanando a la gente.
7
Herodes el tetrarca se enteró de todo lo que estaba sucediendo.
Estaba perplejo porque algunos decían que Juan había resucitado;
8
otros, que se había aparecido Elías;
y otros, en fin, que había resucitado alguno de los antiguos profetas.
9
Pero Herodes dijo: «A Juan mandé que le cortaran la cabeza;
¿quién es, entonces, éste de quien oigo tales cosas?» Y procuraba verlo.


Jesús alimenta a los cinco mil

10
Cuando regresaron los apóstoles, le relataron a Jesús lo que habían hecho.
Él se los llevó consigo y se retiraron solos a un pueblo llamado Betsaida,
11
pero la gente se enteró y lo siguió.
Él los recibió y les habló del reino de Dios.
También sanó a los que lo necesitaban.
12
Al atardecer se le acercaron los doce y le dijeron:
Despide a la gente, para que vaya a buscar alojamiento y comida en los campos y pueblos cercanos, pues donde estamos no hay nada.
13
Denles ustedes mismos de comer —les dijo Jesús.
—No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a menos que vayamos a comprar comida para toda esta genteobjetaron ellos,
14
porque había allí unos cinco mil hombres.
Pero Jesús dijo a sus discípulos:
Hagan que se sienten en grupos como de cincuenta cada uno.
15
Así lo hicieron los discípulos, y se sentaron todos.
16
Entonces Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados, y mirando al cielo, los bendijo.
Luego los partió y se los dio a los discípulos para que se los repartieran a la gente.
17
Todos comieron hasta quedar satisfechos, y de los pedazos que sobraron se recogieron doce canastas.


La confesión de Pedro

18
Un día cuando Jesús estaba orando para sí, estando allí sus discípulos, les preguntó:
—¿Quién dice la gente que soy yo?
19
Unos dicen que Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que uno de los antiguos profetas ha resucitadorespondieron.
20
—Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?
—El Cristo de Diosafirmó Pedro.
21
Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran esto a nadie.
Y les dijo:
22
—El Hijo del hombre tiene que sufrir muchas cosas y ser rechazado por los ancianos, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley.
Es necesario que lo maten y que resucite al tercer día.
23
Dirigiéndose a todos, declaró:
—Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz cada día y me siga.
24
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá;
pero el que pierda su vida por mi causa, la salvará.
25
¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se destruye a sí mismo?
26
Si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras, el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en su gloria y en la gloria del Padre y de los santos ángeles.
27
Además, les aseguro que algunos de los aquí presentes no sufrirán la muerte sin antes haber visto el reino de Dios.


La transfiguración

28
Unos ocho días después de decir esto, Jesús, acompañado de Pedro, Juan y Jacobo, subió a una montaña a orar.
29
Mientras oraba, su rostro se transformó, y su ropa se tornó blanca y radiante.
30
Y aparecieron dos personajesMoisés y Elías— que conversaban con Jesús.
31
Tenían un aspecto glorioso, y hablaban de la partida de Jesús, que él estaba por llevar a cabo en Jerusalén.
32
Pedro y sus compañeros estaban rendidos de sueño, pero cuando se despabilaron, vieron su gloria y a los dos personajes que estaban con él.
33
Mientras éstos se apartaban de Jesús, Pedro, sin saber lo que estaba diciendo, propuso:
Maestro, ¡qué bien que estemos aquí! Podemos levantar tres albergues: uno para ti, otro para Moisés y otro para Elías.
34
Estaba hablando todavía cuando apareció una nube que los envolvió, de modo que se asustaron.
35
Entonces salió de la nube una voz que dijo: «Éste es mi Hijo, mi escogido;
escúchenlo
36
Después de oírse la voz, Jesús quedó solo.
Los discípulos guardaron esto en secreto, y por algún tiempo a nadie contaron nada de lo que habían visto.


Jesús sana a un muchacho endemoniado

37
Al día siguiente, cuando bajaron de la montaña, le salió al encuentro mucha gente.
38
Y un hombre de entre la multitud exclamó:
Maestro, te ruego que atiendas a mi hijo, pues es el único que tengo.
39
Resulta que un espíritu se posesiona de él, y de repente el muchacho se pone a gritar;
también lo sacude con violencia y hace que eche espumarajos.
Cuando lo atormenta, a duras penas lo suelta.
40
Ya les rogué a tus discípulos que lo expulsaran, pero no pudieron.
41
—¡Ah, generación incrédula y perversa! —respondió Jesús—.
¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes y soportarlos? Trae acá a tu hijo.
42
Estaba acercándose el muchacho cuando el demonio lo derribó con una convulsión.
Pero Jesús reprendió al espíritu maligno, sanó al muchacho y se lo devolvió al padre.
43
Y todos se quedaron asombrados de la grandeza de Dios.
En medio de tanta admiración por todo lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos:
44
Presten mucha atención a lo que les voy a decir: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres.
45
Pero ellos no entendían lo que quería decir con esto.
Les estaba encubierto para que no lo comprendieran, y no se atrevían a preguntárselo.


¿Quién va a ser el más importante?

46
Surgió entre los discípulos una discusión sobre quién de ellos sería el más importante.
47
Como Jesús sabía bien lo que pensaban, tomó a un niño y lo puso a su lado.
48
—El que recibe en mi nombre a este niño —les dijo—, me recibe a mí;
y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.
El que es más insignificante entre todos ustedes, ése es el más importante.
49
Maestrointervino Juan—, vimos a un hombre que expulsaba demonios en tu nombre;
pero como no anda con nosotros, tratamos de impedírselo.
50
—No se lo impidan —les replicó Jesús—, porque el que no está contra ustedes está a favor de ustedes.


La oposición de los samaritanos

51
Como se acercaba el tiempo de que fuera llevado al cielo, Jesús se hizo el firme propósito de ir a Jerusalén.
52
Envió por delante mensajeros, que entraron en un pueblo samaritano para prepararle alojamiento;
53
pero allí la gente no quiso recibirlo porque se dirigía a Jerusalén.
54
Cuando los discípulos Jacobo y Juan vieron esto, le preguntaron:
Señor, ¿quieres que hagamos caer fuego del cielo para que los destruya?
55
Pero Jesús se volvió a ellos y los reprendió.
56
Luego siguieron la jornada a otra aldea.


Lo que cuesta seguir a Jesús

57
Iban por el camino cuando alguien le dijo:
—Te seguiré a dondequiera que vayas.
58
—Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos —le respondió Jesús—, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza.
59
A otro le dijo:
Sígueme.
Señor —le contestó—, primero déjame ir a enterrar a mi padre.
60
Deja que los muertos entierren a sus propios muertos, pero tú ve y proclama el reino de Dios —le replicó Jesús.
61
Otro afirmó:
—Te seguiré, Señor;
pero primero déjame despedirme de mi familia.
62
Jesús le respondió:
Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios.