La entrada triunfal

1
Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagué y a Betania, junto al monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos
2
con este encargo: «Vayan a la aldea que tienen enfrente.
Tan pronto como entren en ella, encontrarán atado un burrito, en el que nunca se ha montado nadie.
Desátenlo y tráiganlo acá.
3
Y si alguien les dice: “¿Por qué hacen eso?”, díganle: “El Señor lo necesita, y en seguida lo devolverá.” »
4
Fueron, encontraron un burrito afuera en la calle, atado a un portón, y lo desataron.
5
Entonces algunos de los que estaban allí les preguntaron: «¿Qué hacen desatando el burrito
6
Ellos contestaron como Jesús les había dicho, y les dejaron desatarlo.
7
Le llevaron, pues, el burrito a Jesús.
Luego pusieron encima sus mantos, y él se montó.
8
Muchos tendieron sus mantos sobre el camino;
otros usaron ramas que habían cortado en los campos.
9
Tanto los que iban delante como los que iban detrás, gritaban:
—¡Hosanna!
—¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
10
—¡Bendito el reino venidero de nuestro padre David!
—¡Hosanna en las alturas!
11
Jesús entró en Jerusalén y fue al templo.
Después de observarlo todo, como ya era tarde, salió para Betania con los doce.


Jesús purifica el templo

12
Al día siguiente, cuando salían de Betania, Jesús tuvo hambre.
13
Viendo a lo lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si hallaba algún fruto.
Cuando llegó a ella sólo encontró hojas, porque no era tiempo de higos.
14
«¡Nadie vuelva jamás a comer fruto de ti!», le dijo a la higuera.
Y lo oyeron sus discípulos.
15
Llegaron, pues, a Jerusalén.
Jesús entró en el templo y comenzó a echar de allí a los que compraban y vendían.
Volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas,
16
y no permitía que nadie atravesara el templo llevando mercancías.
17
También les enseñaba con estas palabras: «¿No está escrito:
»“Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”?
Pero ustedes la han convertido en “cueva de ladrones”.»
18
Los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley lo oyeron y comenzaron a buscar la manera de matarlo, pues le temían, ya que toda la gente se maravillaba de sus enseñanzas.
19
Cuando cayó la tarde, salieron de la ciudad.


La higuera seca

20
Por la mañana, al pasar junto a la higuera, vieron que se había secado de raíz.
21
Pedro, acordándose, le dijo a Jesús:
—¡Rabí, mira, se ha secado la higuera que maldijiste!
22
Tengan fe en Diosrespondió Jesús—.
23
Les aseguro que si alguno le dice a este monte: “Quítate de ahí y tírate al mar”, creyendo, sin abrigar la menor duda de que lo que dice sucederá, lo obtendrá.
24
Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.
25
Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados.
26


La autoridad de Jesús puesta en duda

27
Llegaron de nuevo a Jerusalén, y mientras Jesús andaba por el templo, se le acercaron los jefes de los sacerdotes, los maestros de la ley y los ancianos.
28
—¿Con qué autoridad haces esto? —lo interrogaron—.
¿Quién te dio autoridad para actuar así?
29
—Yo voy a hacerles una pregunta a ustedesreplicó él—.
Contéstenmela, y les diré con qué autoridad hago esto:
30
El bautismo de Juan, ¿procedía del cielo o de la tierra? Respóndanme.
31
Ellos se pusieron a discutir entre sí: «Si respondemos: “Del cielo”, nos dirá: “Entonces, ¿por qué no le creyeron?”
32
Pero si decimos: “De la tierra” … » Es que temían al pueblo, porque todos consideraban que Juan era realmente un profeta.
33
Así que le respondieron a Jesús:
—No lo sabemos.
Pues yo tampoco les voy a decir con qué autoridad hago esto.