Lo puro y lo impuro

1
Los fariseos y algunos de los maestros de la ley que habían llegado de Jerusalén se reunieron alrededor de Jesús,
2
y vieron a algunos de sus discípulos que comían con manos impuras, es decir, sin habérselas lavado.
3
(En efecto, los fariseos y los demás judíos no comen nada sin primero cumplir con el rito de lavarse las manos, ya que están aferrados a la tradición de los ancianos.
4
Al regresar del mercado, no comen nada antes de lavarse.
Y siguen otras muchas tradiciones, tales como el rito de lavar copas, jarras y bandejas de cobre.)
5
Así que los fariseos y los maestros de la ley le preguntaron a Jesús:
—¿Por qué no siguen tus discípulos la tradición de los ancianos, en vez de comer con manos impuras?
6
Él les contestó:
Tenía razón Isaías cuando profetizó acerca de ustedes, hipócritas, según está escrito:
»“Este pueblo me honra con los labios,
pero su corazón está lejos de mí.
7
En vano me adoran;
humanas
8
Ustedes han desechado los mandamientos divinos y se aferran a las tradiciones humanas.
9
Y añadió:
—¡Qué buena manera tienen ustedes de dejar a un lado los mandamientos de Dios para mantener sus propias tradiciones!
10
Por ejemplo, Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre”, y: “El que maldiga a su padre o a su madre será condenado a muerte”.
11
Ustedes, en cambio, enseñan que un hijo puede decirle a su padre o a su madre: “Cualquier ayuda que pudiera haberte dado es corbán” (es decir, ofrenda dedicada a Dios).
12
En ese caso, el tal hijo ya no está obligado a hacer nada por su padre ni por su madre.
13
Así, por la tradición que se transmiten entre ustedes, anulan la palabra de Dios.
Y hacen muchas cosas parecidas.
14
De nuevo Jesús llamó a la multitud.
Escúchenme todosdijo— y entiendan esto:
15
Nada de lo que viene de afuera puede contaminar a una persona.
Más bien, lo que sale de la persona es lo que la contamina.
16
17
Después de que dejó a la gente y entró en la casa, sus discípulos le preguntaron sobre la comparación que había hecho.
18
—¿Tampoco ustedes pueden entenderlo? —les dijo—.
¿No se dan cuenta de que nada de lo que entra en una persona puede contaminarla?
19
Porque no entra en su corazón sino en su estómago, y después va a dar a la letrina.
Con esto Jesús declaraba limpios todos los alimentos.
20
Luego añadió:
—Lo que sale de la persona es lo que la contamina.
21
Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios,
22
la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad.
23
Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.


La fe de una mujer sirofenicia

24
Jesús partió de allí y fue a la región de Tiro.
Entró en una casa y no quería que nadie lo supiera, pero no pudo pasar inadvertido.
25
De hecho, muy pronto se enteró de su llegada una mujer que tenía una niña poseída por un espíritu maligno, así que fue y se arrojó a sus pies.
26
Esta mujer era extranjera, sirofenicia de nacimiento, y le rogaba que expulsara al demonio que tenía su hija.
27
Deja que primero se sacien los hijosreplicó Jesús—, porque no está bien quitarles el pan a los hijos y echárselo a los perros.
28
—Sí, Señorrespondió la mujer—, pero hasta los perros comen debajo de la mesa las migajas que dejan los hijos.
29
Jesús le dijo:
—Por haberme respondido así, puedes irte tranquila;
el demonio ha salido de tu hija.
30
Cuando ella llegó a su casa, encontró a la niña acostada en la cama.
El demonio ya había salido de ella.


Jesús sana a un sordomudo

31
Luego regresó Jesús de la región de Tiro y se dirigió por Sidón al mar de Galilea, internándose en la región de Decápolis.
32
Allí le llevaron un sordo tartamudo, y le suplicaban que pusiera la mano sobre él.
33
Jesús lo apartó de la multitud para estar a solas con él, le puso los dedos en los oídos y le tocó la lengua con saliva.
34
Luego, mirando al cielo, suspiró profundamente y le dijo: « ¡Efatá!» (que significa: ¡Ábrete!).
35
Con esto, se le abrieron los oídos al hombre, se le destrabó la lengua y comenzó a hablar normalmente.
36
Jesús les mandó que no se lo dijeran a nadie, pero cuanto más se lo prohibía, tanto más lo seguían propagando.
37
La gente estaba sumamente asombrada, y decía: «Todo lo hace bien.
Hasta hace oír a los sordos y hablar a los mudos