Visita de los sabios

1
Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente.
2
—¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—.
Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo.
3
Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él.
4
Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el Cristo.
5
—En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta:
6
»“Pero tú, Belén, en la tierra de Judá,
de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá;
porque de ti saldrá un príncipe
que será el pastor de mi pueblo Israel.”
7
Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella.
8
Los envió a Belén y les dijo:
Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore.
9
Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño.
10
Al ver la estrella, se llenaron de alegría.
11
Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre;
y postrándose lo adoraron.
Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra.
12
Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.


La huida a Egipto

13
Cuando ya se habían ido, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto.
Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo
14
Así que se levantó cuando todavía era de noche, tomó al niño y a su madre, y partió para Egipto,
15
donde permaneció hasta la muerte de Herodes.
De este modo se cumplió lo que el Señor había dicho por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo
16
Cuando Herodes se dio cuenta de que los sabios se habían burlado de él, se enfureció y mandó matar a todos los niños menores de dos años en Belén y en sus alrededores, de acuerdo con el tiempo que había averiguado de los sabios.
17
Entonces se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías:
18
«Se oye un grito en Ramá,
llanto y gran lamentación;
es Raquel, que llora por sus hijos
y no quiere ser consolada;
¡sus hijos ya no existen


El regreso a Nazaret

19
Después de que murió Herodes, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José en Egipto
20
y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a la tierra de Israel, que ya murieron los que amenazaban con quitarle la vida al niño
21
Así que se levantó José, tomó al niño y a su madre, y regresó a la tierra de Israel.
22
Pero al oír que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá.
Advertido por Dios en sueños, se retiró al distrito de Galilea,
23
y fue a vivir en un pueblo llamado Nazaret.
Con esto se cumplió lo dicho por los profetas: «Lo llamarán nazareno