Reforma final de Nehemías

1
Aquel día se leyó ante el pueblo el libro de Moisés, y allí se encontró escrito que los amonitas y moabitas no debían jamás formar parte del pueblo de Dios,
2
porque no sólo no les habían dado de comer ni de beber a los israelitas sino que habían contratado a Balán para que los maldijera, aunque en realidad nuestro Dios cambió la maldición por bendición.
3
Al escuchar lo que la ley decía, apartaron de Israel a todos los que se habían mezclado con extranjeros.
4
Antes de esto, el sacerdote Eliasib, encargado de los almacenes del templo de nuestro Dios, había emparentado con Tobías
5
y le había acondicionado una habitación grande.
Allí se almacenaban las ofrendas, el incienso, los utensilios, los diezmos del trigo, vino y aceite correspondientes a los levitas, cantores y porteros, y las contribuciones para los sacerdotes.
6
Para ese entonces yo no estaba en Jerusalén, porque en el año treinta y dos de Artajerjes, rey de Babilonia, había ido a ver al rey.
Después de algún tiempo, con permiso del rey
7
regresé a Jerusalén y me enteré de la infracción cometida por Eliasib al proporcionarle a Tobías una habitación en los atrios del templo de Dios.
8
Esto me disgustó tanto que hice sacar de la habitación todos los cachivaches de Tobías.
9
Luego ordené que purificaran las habitaciones y volvieran a colocar allí los utensilios sagrados del templo de Dios, las ofrendas y el incienso.
10
También me enteré de que a los levitas no les habían entregado sus porciones, y de que los levitas y cantores encargados del servicio habían regresado a sus campos.
11
Así que reprendí a los jefes y les dije: «¿Por qué está tan descuidado el templo de DiosLuego los reuní y los restablecí en sus puestos.
12
Todo Judá trajo a los almacenes la décima parte del trigo, del vino y del aceite.
13
Puse a cargo de los almacenes al sacerdote Selemías, al escriba Sadoc y al levita Pedaías;
como ayudante de ellos nombré a Janán, hijo de Zacur y nieto de Matanías.
Todos ellos eran dignos de confianza, y se encargarían de distribuir las porciones entre sus compañeros.
14
«¡Recuerda esto, Dios mío, y favoréceme;
no olvides todo el bien que hice por el templo de mi Dios y de su culto
15
Durante aquellos días vi en Judá que en sábado algunos exprimían uvas y otros acarreaban, a lomo de mula, manojos de trigo, vino, uvas, higos y toda clase de cargas que llevaban a Jerusalén.
Los reprendí entonces por vender sus víveres en ese día.
16
También los tirios que vivían en Jerusalén traían a la ciudad pescado y otras mercancías, y las vendían a los judíos en sábado.
17
Así que censuré la actitud de los nobles de Judá, y les dije: «¡Ustedes están pecando al profanar el día sábado!
18
Lo mismo hicieron sus antepasados, y por eso nuestro Dios envió toda esta desgracia sobre nosotros y sobre esta ciudad.
¿Acaso quieren que aumente la ira de Dios sobre Israel por profanar el sábado
19
Entonces ordené que cerraran las puertas de Jerusalén al caer la tarde, antes de que comenzara el sábado, y que no las abrieran hasta después de ese día.
Así mismo, puse a algunos de mis servidores en las puertas para que no dejaran entrar ninguna carga en sábado.
20
Una o dos veces, los comerciantes y los vendedores de toda clase de mercancías pasaron la noche fuera de Jerusalén.
21
Así que les advertí: «¡No se queden junto a la muralla! Si vuelven a hacerlo, ¡los apresaréDesde entonces no volvieron a aparecerse más en sábado.
22
Luego ordené a los levitas que se purificaran y que fueran a hacer guardia en las puertas, para que el sábado fuera respetado.
«¡Recuerda esto, Dios mío, y conforme a tu gran amor, ten compasión de mí!»
23
En aquellos días también me di cuenta de que algunos judíos se habían casado con mujeres de Asdod, de Amón y de Moab.
24
La mitad de sus hijos hablaban la lengua de Asdod o de otros pueblos, y no sabían hablar la lengua de los judíos.
25
Entonces los reprendí y los maldije;
a algunos de ellos los golpeé, y hasta les arranqué los pelos, y los obligué a jurar por Dios.
Les dije: «No permitan que sus hijas se casen con los hijos de ellos, ni se casen ustedes ni sus hijos con las hijas de ellos.
26
¿Acaso no fue ése el pecado de Salomón, rey de Israel? Entre todas las naciones no hubo un solo rey como él: Dios lo amó y lo hizo rey sobre todo Israel.
Pero aun a él lo hicieron pecar las mujeres extranjeras.
27
¿Será que también de ustedes se dirá que cometieron el gran pecado de ofender a nuestro Dios casándose con mujeres extranjeras
28
A uno de los hijos de Joyadá, hijo del sumo sacerdote Eliasib, lo eché de mi lado porque era yerno de Sambalat el horonita.
29
«¡Recuerda esto, Dios mío, en perjuicio de los que profanaron el sacerdocio y el pacto de los sacerdotes y de los levitas
30
Yo los purifiqué de todo lo extranjero y asigné a los sacerdotes y levitas sus respectivas tareas.
31
También organicé la ofrenda de la leña en las fechas establecidas, y la entrega de las primicias.
«¡Acuérdate de mí, Dios mío, y favoréceme