Advertencia contra el adulterio

1
Hijo mío, pon atención a mi sabiduría
y presta oído a mi buen juicio,
2
para que al hablar mantengas la discreción
y retengas el conocimiento.
3
De los labios de la adúltera fluye miel;
su lengua es más suave que el aceite.
4
Pero al fin resulta más amarga que la hiel
y más cortante que una espada de dos filos.
5
Sus pies descienden hasta la muerte;
sus pasos van derecho al sepulcro.
6
No toma ella en cuenta el camino de la vida;
sus sendas son torcidas, y ella no lo reconoce.
7
Pues bien, hijo mío, préstame atención
y no te apartes de mis palabras.
8
Aléjate de la adúltera;
no te acerques a la puerta de su casa,
9
para que no entregues a otros tu vigor,
ni tus años a gente cruel;
10
para que no sacies con tu fuerza a gente extraña,
ni vayan a dar en casa ajena tus esfuerzos.
11
Porque al final acabarás por llorar,
cuando todo tu ser se haya consumido.
12
Y dirás: «¡Cómo pude aborrecer la corrección!
¡Cómo pudo mi corazón despreciar la disciplina!
13
No atendí a la voz de mis maestros,
ni presté oído a mis instructores.
14
Ahora estoy al borde de la ruina,
en medio de toda la comunidad
15
Bebe el agua de tu propio pozo,
el agua que fluye de tu propio manantial.
16
¿Habrán de derramarse tus fuentes por las calles
y tus corrientes de aguas por las plazas públicas?
17
Son tuyas, solamente tuyas,
y no para que las compartas con extraños.
18
¡Bendita sea tu fuente!
¡Goza con la esposa de tu juventud!
19
Es una gacela amorosa,
es una cervatilla encantadora.
¡Que sus pechos te satisfagan siempre!
¡Que su amor te cautive todo el tiempo!
20
¿Por qué, hijo mío, dejarte cautivar por una adúltera?
¿Por qué abrazarte al pecho de la mujer ajena?
21
Nuestros caminos están a la vista del Señor;
él examina todas nuestras sendas.
22
Al malvado lo atrapan sus malas obras;
las cuerdas de su pecado lo aprisionan.
23
Morirá por su falta de disciplina;
perecerá por su gran insensatez.