Salmo 11
Al director musical.
Salmo de David.


1
En el Señor hallo refugio.
¿Cómo, pues, se atreven a decirme:
«Huye al monte, como las aves»?
2
Vean cómo tensan sus arcos los malvados:
preparan las flechas sobre la cuerda
para disparar desde las sombras
contra los rectos de corazón.
3
Cuando los fundamentos son destruidos,
¿qué le queda al justo?
4
El Señor está en su santo templo,
en los cielos tiene el Señor su trono,
y atentamente observa al ser humano;
con sus propios ojos lo examina.
5
El Señor examina a justos y a malvados,
y aborrece a los que aman la violencia.
6
Hará llover sobre los malvados
ardientes brasas y candente azufre;
¡un viento abrasador será su suerte!
7
Justo es el Señor, y ama la justicia;
por eso los íntegros contemplarán su rostro.