Salmo 110
Salmo de David.


1
Así dijo el Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha
hasta que ponga a tus enemigos
por estrado de tus pies
2
¡Que el Señor extienda desde Sión
el poder de tu cetro!
¡Domina tú en medio de tus enemigos!
3
Tus tropas estarán dispuestas
el día de la batalla,
ordenadas en santa majestad.
De las entrañas de la aurora
recibirás el rocío de tu juventud.
4
El Señor ha jurado
y no cambiará de parecer:
«Tú eres sacerdote para siempre,
según el orden de Melquisedec
5
El Señor está a tu mano derecha;
aplastará a los reyes en el día de su ira.
6
Juzgará a las naciones y amontonará cadáveres;
aplastará cabezas en toda la tierra.
7
Beberá de un arroyo junto al camino,
y por lo tanto cobrará nuevas fuerzas.