Salmo 129
Cántico de los peregrinos.


1
Mucho me han angustiado desde mi juventud
—que lo repita ahora Israel—,
2
mucho me han angustiado desde mi juventud,
pero no han logrado vencerme.
3
Sobre la espalda me pasaron el arado,
abriéndome en ella profundos surcos.
4
Pero el Señor, que es justo,
me libró de las ataduras de los impíos.
5
Que retrocedan avergonzados
todos los que odian a Sión.
6
Que sean como la hierba en el techo,
que antes de crecer se marchita;
7
que no llena las manos del segador
ni el regazo del que cosecha.
8
Que al pasar nadie les diga:
«La bendición del Señor sea con ustedes;
los bendecimos en el nombre del Señor