Salmo 138
Salmo de David.


1
Señor, quiero alabarte de todo corazón,
y cantarte salmos delante de los dioses.
2
Quiero inclinarme hacia tu santo templo
y alabar tu nombre por tu gran amor y fidelidad.
Porque has exaltado tu nombre y tu palabra
por sobre todas las cosas.
3
Cuando te llamé, me respondiste;
me infundiste ánimo y renovaste mis fuerzas.
4
Oh Señor, todos los reyes de la tierra
te alabarán al escuchar tus palabras.
5
Celebrarán con cánticos tus caminos,
porque tu gloria, Señor, es grande.
6
El Señor es excelso, pero toma en cuenta a los humildes
y mira de lejos a los orgullosos.
7
Aunque pase yo por grandes angustias,
tú me darás vida;
contra el furor de mis enemigos extenderás la mano:
¡tu mano derecha me pondrá a salvo!
8
El Señor cumplirá en mí su propósito.
Tu gran amor, Señor, perdura para siempre;
¡no abandones la obra de tus manos!