Salmo 142
Masquil de David.
Cuando estaba en la cueva.
Oración.


1
A voz en cuello, al Señor le pido ayuda;
a voz en cuello, al Señor le pido compasión.
2
Ante él expongo mis quejas;
ante él expreso mis angustias.
3
Cuando ya no me queda aliento,
tú me muestras el camino.
Por la senda que transito
algunos me han tendido una trampa.
4
Mira a mi derecha, y ve:
nadie me tiende la mano.
No tengo dónde refugiarme;
por mí nadie se preocupa.
5
A ti, Señor, te pido ayuda;
a ti te digo: «Tú eres mi refugio,
mi porción en la tierra de los vivientes
6
Atiende a mi clamor,
porque me siento muy débil;
líbrame de mis perseguidores,
porque son más fuertes que yo.
7
Sácame de la prisión,
para que alabe yo tu nombre.
Los justos se reunirán en torno mío
por la bondad que me has mostrado.