Salmo 60
Al director musical.
Sígase la tonada de «El lirio del pacto».
Mictam didáctico de David, cuando luchó contra los arameos del noroeste de Mesopotamia y de Siria central, y cuando Joab volvió y abatió a doce mil edomitas en el valle de la Sal.


1
Oh Dios, tú nos has rechazado
y has abierto brecha en nuestras filas;
te has enojado con nosotros:
¡restáuranos ahora!
2
Has sacudido la tierra,
la has resquebrajado;
repara sus grietas,
porque se desmorona.
3
Has sometido a tu pueblo a duras pruebas;
nos diste a beber un vino embriagador.
4
Da a tus fieles la señal de retirada,
para que puedan escapar de los arqueros.
5
Líbranos con tu diestra, respóndenos
para que tu pueblo amado quede a salvo.
6
Dios ha dicho en su santuario:
«Triunfante repartiré a Siquén,
y dividiré el valle de Sucot.
7
Mío es Galaad, mío es Manasés;
Efraín es mi yelmo y Judá mi cetro.
8
En Moab me lavo las manos,
sobre Edom arrojo mi sandalia;
sobre Filistea lanzo gritos de triunfo
9
¿Quién me llevará a la ciudad fortificada?
¿Quién me mostrará el camino a Edom?
10
¿No eres tú, oh Dios, quien nos ha rechazado?
¡Ya no sales, oh Dios, con nuestros ejércitos!
11
Bríndanos tu ayuda contra el enemigo,
pues de nada sirve la ayuda humana.
12
Con Dios obtendremos la victoria;
¡él pisoteará a nuestros enemigos!