Salmo 65
Al director musical.
Salmo de David.
Cántico.


1
A ti, oh Dios de Sión,
te pertenece la alabanza.
A ti se te deben cumplir los votos,
2
porque escuchas la oración.
A ti acude todo mortal,
3
a causa de sus perversidades.
Nuestros delitos nos abruman,
pero tú los perdonaste.
4
¡Dichoso aquel a quienescoges,
al que atraes a ti para que viva en tus atrios!
Saciémonos de los bienes de tu casa,
de los dones de tu santo templo.
5
Tú, oh Dios y Salvador nuestro,
nos respondes con imponentes obras de justicia;
eres la esperanza de los confines de la tierra
y de los más lejanos mares.
6
Tú, con tu poder, formaste las montañas,
desplegando tu potencia.
7
calmaste el rugido de los mares,
el estruendo de sus olas,
y el tumulto de los pueblos.
8
Los que viven en remotos lugares
se asombran ante tus prodigios;
del oriente al occidente
inspiras canciones de alegría.
9
Con tus cuidados fecundas la tierra,
y la colmas de abundancia.
Los arroyos de Dios se llenan de agua,
para asegurarle trigo al pueblo.
¡Así preparas el campo!
10
Empapas los surcos, nivelas sus terrones,
reblandeces la tierra con las lluvias
y bendices sus renuevos.
11
coronas el año con tus bondades,
y tus carretas se desbordan de abundancia.
12
Rebosan los prados del desierto;
las colinas se visten de alegría.
13
Pobladas de rebaños las praderas,
y cubiertos los valles de trigales,
cantan y lanzan voces de alegría.