Salmo 71

1
En ti, Señor, me he refugiado;
jamás me dejes quedar en vergüenza.
2
Por tu justicia, rescátame y líbrame;
dígnate escucharme, y sálvame.
3
Sé tú mi roca de refugio
adonde pueda yo siempre acudir;
da la orden de salvarme,
porqueeres mi roca, mi fortaleza.
4
Líbrame, Dios mío, de manos de los impíos,
del poder de los malvados y violentos.
5
Tú, Soberano Señor, has sido mi esperanza;
en ti he confiado desde mi juventud.
6
De ti he dependido desde que nací;
del vientre materno me hiciste nacer.
¡Por siempre te alabaré!
7
Para muchos, soy motivo de asombro,
peroeres mi refugio inconmovible.
8
Mi boca rebosa de alabanzas a tu nombre,
y todo el día proclama tu grandeza.
9
No me rechaces cuando llegue a viejo;
no me abandones cuando me falten las fuerzas.
10
Porque mis enemigos murmuran contra mí;
los que me acechan se confabulan.
11
Y dicen: «¡Dios lo ha abandonado!
¡Persíganlo y agárrenlo, que nadie lo rescatará
12
Dios mío, no te alejes de mí;
Dios mío, ven pronto a ayudarme.
13
Que perezcan humillados mis acusadores;
que se cubran de oprobio y de ignominia
los que buscan mi ruina.
14
Pero yo siempre tendré esperanza,
y más y más te alabaré.
15
Todo el día proclamará mi boca
tu justicia y tu salvación,
aunque es algo que no alcanzo a descifrar.
16
Soberano Señor, relataré tus obras poderosas,
y haré memoria de tu justicia,
de tu justicia solamente.
17
Tú, oh Dios, me enseñaste desde mi juventud,
y aún hoy anuncio todos tus prodigios.
18
Aun cuando sea yo anciano y peine canas,
no me abandones, oh Dios,
hasta que anuncie tu poder
a la generación venidera,
y dé a conocer tus proezas
a los que aún no han nacido.
19
Oh Dios, tú has hecho grandes cosas;
tu justicia llega a las alturas.
¿Quién como tú, oh Dios?
20
Me has hecho pasar por muchos infortunios,
pero volverás a darme vida;
de las profundidades de la tierra
volverás a levantarme.
21
Acrecentarás mi honor
y volverás a consolarme.
22
Por tu fidelidad, Dios mío,
te alabaré con instrumentos de cuerda;
te cantaré, oh Santo de Israel,
salmos con la lira.
23
Gritarán de júbilo mis labios
cuando yo te cante salmos,
pues me has salvado la vida.
24
Todo el día repetirá mi lengua
la historia de tus justas acciones,
pues quienes buscaban mi mal
han quedado confundidos y avergonzados.