1
Y el dragón se plantó a la orilla del mar.


La bestia que surge del mar

Entonces vi que del mar subía una bestia, la cual tenía diez cuernos y siete cabezas.
En cada cuerno tenía una diadema, y en cada cabeza un nombre blasfemo contra Dios.
2
La bestia parecía un leopardo, pero tenía patas como de oso y fauces como de león.
El dragón le confirió a la bestia su poder, su trono y gran autoridad.
3
Una de las cabezas de la bestia parecía haber sufrido una herida mortal, pero esa herida ya había sido sanada.
El mundo entero, fascinado, iba tras la bestia
4
y adoraba al dragón porque había dado su autoridad a la bestia.
También adoraban a la bestia y decían: «¿Quién como la bestia? ¿Quién puede combatirla
5
A la bestia se le permitió hablar con arrogancia y proferir blasfemias contra Dios, y se le confirió autoridad para actuar durante cuarenta y dos meses.
6
Abrió la boca para blasfemar contra Dios, para maldecir su nombre y su morada y a los que viven en el cielo.
7
También se le permitió hacer la guerra a los santos y vencerlos, y se le dio autoridad sobre toda raza, pueblo, lengua y nación.
8
A la bestia la adorarán todos los habitantes de la tierra, aquellos cuyos nombres no han sido escritos en el libro de la vida, el libro del Cordero que fue sacrificado desde la creación del mundo.
9
El que tenga oídos, que oiga.
10
El que deba ser llevado cautivo,
a la cautividad irá.
El que deba morir a espada,
a filo de espada morirá.
¡En esto consisten la perseverancia y la fidelidad de los santos!


La bestia que sube de la tierra

11
Después vi que de la tierra subía otra bestia.
Tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como dragón.
12
Ejercía toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hacía que la tierra y sus habitantes adoraran a la primera bestia, cuya herida mortal había sido sanada.
13
También hacía grandes señales milagrosas, incluso la de hacer caer fuego del cielo a la tierra, a la vista de todos.
14
Con estas señales que se le permitió hacer en presencia de la primera bestia, engañó a los habitantes de la tierra.
Les ordenó que hicieran una imagen en honor de la bestia que, después de ser herida a espada, revivió.
15
Se le permitió infundir vida a la imagen de la primera bestia, para que hablara y mandara matar a quienes no adoraran la imagen.
16
Además logró que a todos, grandes y pequeños, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente,
17
de modo que nadie pudiera comprar ni vender, a menos que llevara la marca, que es el nombre de la bestia o el número de ese nombre.
18
En esto consiste la sabiduría: el que tenga entendimiento, calcule el número de la bestia, pues es número de un ser humano: seiscientos sesenta y seis.