La caída de Babilonia

1
Después de esto vi a otro ángel que bajaba del cielo.
Tenía mucho poder, y la tierra se iluminó con su resplandor.
2
Gritó a gran voz:
«¡Ha caído! ¡Ha caído la gran Babilonia!
Se ha convertido en morada de demonios
y en guarida de todo espíritu maligno,
en nido de toda ave impura y detestable.
3
Porque todas las naciones han bebido
el excitante vino de su adulterio;
los reyes de la tierra cometieron adulterio con ella,
y los comerciantes de la tierra se enriquecieron
a costa de lo que ella despilfarraba en sus lujos
4
Luegootra voz del cielo que decía:
«Salgan de ella, pueblo mío,
para que no sean cómplices de sus pecados,
ni los alcance ninguna de sus plagas;
5
pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo,
y de sus injusticias se ha acordado Dios.
6
Páguenle con la misma moneda;
denle el doble de lo que ha cometido,
y en la misma copa en que ella preparó bebida
mézclenle una doble porción.
7
En la medida en que ella se entregó
a la vanagloria y al arrogante lujo
denle tormento y aflicción;
porque en su corazón se jacta:
Estoy sentada como reina;
no soy viuda ni sufriré jamás.”
8
Por eso, en un solo día le sobrevendrán sus plagas:
pestilencia, aflicción y hambre.
Será consumida por el fuego,
porque poderoso es el Señor Dios que la juzga
9
Cuando los reyes de la tierra que cometieron adulterio con ella y compartieron su lujo vean el humo del fuego que la consume, llorarán de dolor por ella.
10
Aterrorizados al ver semejante castigo, se mantendrán a distancia y gritarán:
«¡Ay! ¡Ay de ti, la gran ciudad,
Babilonia, ciudad poderosa,
porque en una sola hora ha llegado tu juicio
11
Los comerciantes de la tierra llorarán y harán duelo por ella, porque ya no habrá quien les compre sus mercaderías:
12
artículos de oro, plata, piedras preciosas y perlas;
lino fino, púrpura, telas de seda y escarlata;
toda clase de maderas de cedro;
los más variados objetos, hechos de marfil, de madera preciosa, de bronce, de hierro y de mármol;
13
cargamentos de canela y especias aromáticas;
de incienso, mirra y perfumes;
de vino y aceite;
de harina refinada y trigo;
de ganado vacuno y de corderos;
de caballos y carruajes;
y hasta de seres humanos, vendidos como esclavos.
14
Y dirán: «Se ha apartado de ti el fruto que con toda el alma codiciabas.
Has perdido todas tus cosas suntuosas y espléndidas, y nunca las recuperarás
15
Los comerciantes que vendían estas mercaderías y se habían enriquecido a costa de ella se mantendrán a distancia, aterrorizados al ver semejante castigo.
Llorarán y harán lamentación:
16
«¡Ay! ¡Ay de la gran ciudad,
vestida de lino fino, de púrpura y escarlata,
y adornada con oro, piedras preciosas y perlas,
17
porque en una sola hora ha quedado destruida toda tu riqueza
Todos los capitanes de barco, los pasajeros, los marineros y todos los que viven del mar se detendrán a lo lejos.
18
Al ver el humo del fuego que la consume, exclamarán: «¿Hubo jamás alguna ciudad como esta gran ciudad
19
Harán duelo, llorando y lamentándose a gritos:
«¡Ay! ¡Ay de la gran ciudad,
con cuya opulencia se enriquecieron
todos los dueños de flotas navieras!
¡En una sola hora ha quedado destruida!
20
¡Alégrate, oh cielo, por lo que le ha sucedido!
¡Alégrense también ustedes,
santos, apóstoles y profetas!,
porque Dios, al juzgarla,
les ha hecho justicia a ustedes
21
Entonces un ángel poderoso levantó una piedra del tamaño de una gran rueda de molino, y la arrojó al mar diciendo:
«Así también tú, Babilonia, gran ciudad,
serás derribada con la misma violencia,
y desaparecerás de la faz de la tierra.
22
Jamás volverá a oírse en ti
la música de los cantantes
y de arpas, flautas y trompetas.
Jamás volverá a hallarse en ti
ningún tipo de artesano.
Jamás volverá a oírse en ti
el ruido de la rueda de molino.
23
Jamás volverá a brillar en ti
la luz de ninguna lámpara.
Jamás volverá a sentirse en ti
el regocijo de las nupcias.
Porque tus comerciantes
eran los magnates del mundo,
porque con tus hechicerías
engañaste a todas las naciones,
24
porque en ti se halló sangre de profetas y de santos,
y de todos los que han sido asesinados en la tierra