El séptimo sello y el incensario de oro

1
Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo como por media hora.
2
Y vi a los siete ángeles que están de pie delante de Dios, a los cuales se les dieron siete trompetas.
3
Se acercó otro ángel y se puso de pie frente al altar.
Tenía un incensario de oro, y se le entregó mucho incienso para ofrecerlo, junto con las oraciones de todo el pueblo de Dios, sobre el altar de oro que está delante del trono.
4
Y junto con esas oraciones, subió el humo del incienso desde la mano del ángel hasta la presencia de Dios.
5
Luego el ángel tomó el incensario y lo llenó con brasas del altar, las cuales arrojó sobre la tierra;
y se produjeron truenos, estruendos, relámpagos y un terremoto.


Las trompetas

6
Los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.
7
Tocó el primero su trompeta, y fueron arrojados sobre la tierra granizo y fuego mezclados con sangre.
Y se quemó la tercera parte de la tierra, la tercera parte de los árboles y toda la hierba verde.
8
Tocó el segundo ángel su trompeta, y fue arrojado al mar algo que parecía una enorme montaña envuelta en llamas.
La tercera parte del mar se convirtió en sangre,
9
y murió la tercera parte de las criaturas que viven en el mar;
también fue destruida la tercera parte de los barcos.
10
Tocó el tercer ángel su trompeta, y una enorme estrella, que ardía como una antorcha, cayó desde el cielo sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales.
11
La estrella se llama Amargura.
Y la tercera parte de las aguas se volvió amarga, y por causa de esas aguas murió mucha gente.
12
Tocó el cuarto ángel su trompeta, y fue asolada la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas, de modo que se oscureció la tercera parte de ellos.
Así quedó sin luz la tercera parte del día y la tercera parte de la noche.
13
Seguí observando, y oí un águila que volaba en medio del cielo y gritaba fuertemente: «¡Ay! ¡Ay! ¡Ay de los habitantes de la tierra cuando suenen las tres trompetas que los últimos tres ángeles están a punto de tocar