Los débiles y los fuertes

1
Reciban al que es débil en la fe, pero no para entrar en discusiones.
2
A algunos su fe les permite comer de todo, pero hay quienes son débiles en la fe, y sólo comen verduras.
3
El que come de todo no debe menospreciar al que no come ciertas cosas, y el que no come de todo no debe condenar al que lo hace, pues Dios lo ha aceptado.
4
¿Quién erespara juzgar al siervo de otro? Que se mantenga en pie, o que caiga, es asunto de su propio señor.
Y se mantendrá en pie, porque el Señor tiene poder para sostenerlo.
5
Hay quien considera que un día tiene más importancia que otro, pero hay quien considera iguales todos los días.
Cada uno debe estar firme en sus propias opiniones.
6
El que le da importancia especial a cierto día, lo hace para el Señor.
El que come de todo, come para el Señor, y lo demuestra dándole gracias a Dios;
y el que no come, para el Señor se abstiene, y también da gracias a Dios.
7
Porque ninguno de nosotros vive paramismo, ni tampoco muere para sí.
8
Si vivimos, para el Señor vivimos;
y si morimos, para el Señor morimos.
Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos.
9
Para esto mismo murió Cristo, y volvió a vivir, para ser Señor tanto de los que han muerto como de los que aún viven.
10
Tú, entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú, ¿por qué lo menosprecias? ¡Todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios!
11
Está escrito:
«Tan cierto como que yo vivodice el Señor—,
ante mí se doblará toda rodilla
y toda lengua confesará a Dios
12
Así que cada uno de nosotros tendrá que dar cuentas de sí a Dios.
13
Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros.
Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano.
14
Yo, de mi parte, estoy plenamente convencido en el Señor Jesús de que no hay nada impuro en sí mismo.
Si algo es impuro, lo es solamente para quien así lo considera.
15
Ahora bien, si tu hermano se angustia por causa de lo que comes, ya no te comportas con amor.
No destruyas, por causa de la comida, al hermano por quien Cristo murió.
16
En una palabra, no den lugar a que se hable mal del bien que ustedes practican,
17
porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo.
18
El que de esta manera sirve a Cristo, agrada a Dios y es aprobado por sus semejantes.
19
Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación.
20
No destruyas la obra de Dios por causa de la comida.
Todo alimento es puro;
lo malo es hacer tropezar a otros por lo que uno come.
21
Más vale no comer carne ni beber vino, ni hacer nada que haga caer a tu hermano.
22
Así que la convicción que tengas tú al respecto, manténla como algo entre Dios y tú.
Dichoso aquel a quien su conciencia no lo acusa por lo que hace.
23
Pero el que tiene dudas en cuanto a lo que come, se condena;
porque no lo hace por convicción.
Y todo lo que no se hace por convicción es pecado.