El rollo que volaba

1
Alcé otra vez la vista, ¡y vi ante mí un rollo que volaba!
2
El ángel me preguntó: «¿Qué es lo que ves?» Y yo respondí: «Veo un rollo que vuela, de diez metros de largo por cinco de ancho
3
Entonces el ángel me dijo: «Ésta es la maldición que caerá sobre todo el país.
Según lo escrito en el rollo, alcanzará tanto al ladrón como al perjuro.
4
Así que he desencadenado esta maldición para que entre en la casa del ladrón y en la del que jura en falso por mi nombre.
Se alojará dentro de su casa y la destruirá, junto con sus vigas y sus piedras, afirma el SeñorTodopoderoso


La mujer en un recipiente

5
Entonces el ángel que hablaba conmigo salió y me dijo: «Alza la vista y fíjate en esto que ha aparecido
6
«¿Y qué es?», le pregunté.
Y él me contestó: «Es una medida de veintidós litros.
Es la maldad de la gente de todo el país
7
Se levantó entonces la tapa de plomo, ¡y dentro de esa medida había una mujer sentada!
8
El ángel dijo: «Ésta es la maldad», e inmediatamente arrojó a la mujer dentro de la medida, la cual cubrió luego con la tapa de plomo.
9
Alcé la vista, ¡y vi ante mí dos mujeres que salían batiendo sus alas al viento! Tenían alas como de cigüeña, y elevaban la medida por los aires.
10
Yo le pregunté al ángel que hablaba conmigo: «¿A dónde se llevan la medida
11
Y él me respondió: «Se la llevan al país de Babilonia, para construirle un templo.
Cuando el templo esté listo, colocarán la medida allí, sobre un pedestal