El cofre del pacto en Jerusalén

1
David mandó construir varias casas para él en la Ciudad de David, preparó un lugar para el cofre de Dios y levantó una carpa para el cofre.
2
David les advirtió a todos: «Solamente los levitas pueden cargar el cofre de Dios, porque para eso los eligió el SEÑOR para llevar el cofre del SEÑOR y para servirle siempre».
3
Después David reunió a todo el pueblo de Israel en Jerusalén para llevar el cofre del SEÑOR al lugar que le había preparado.
4
También David reunió a los descendientes de Aarón y a los levitas:
5
De los descendientes de Coat estaba Uriel, quien era el jefe, junto con ciento veinte parientes.
6
De los descendientes de Merari estaba Asaías, quien era el jefe, junto con doscientos veinte parientes.
7
De los descendientes de Guersón estaba Joel, quien era el jefe, junto con ciento treinta parientes.
8
De los descendientes de Elizafán estaba Semaías, quien era el jefe, junto con doscientos parientes.
9
De los descendientes de Hebrón estaba Eliel, quien era el jefe, junto con ochenta parientes.
10
De los descendientes de Uziel estaba Aminadab, quien era el jefe, junto con ciento doce parientes.
11
Luego David se reunió con algunos sacerdotes y levitas.
Los sacerdotes eran Sadoc y Abiatar.
Los levitas eran Uriel, Asaías, Joel, Semaías, Eliel y Aminadab.
12
En la reunión David les dijo: «Ustedes son los líderes y jefes de las familias de los levitas, así que purifíquense y hagan que todos los levitas se purifiquen ante Dios.
Así podrán llevar el cofre del SEÑOR, Dios de Israel, al lugar que yo le preparé.
13
Como ustedes no estaban con nosotros la primera vez, el SEÑOR nuestro Dios se enojó con nosotros porque no lo consultamos en la forma que él había mandado».
14
Entonces los sacerdotes y los levitas se purificaron para poder llevar el cofre del SEÑOR Dios de Israel.
15
Los levitas cargaron el cofre sobre sus hombros utilizando las varas, así como el SEÑOR había mandado por medio de Moisés.
16
David también pidió a los jefes de los levitas que hablaran con sus familiares músicos y cantores para que amenizaran la celebración.
David quería que todos estuvieran llenos de alegría cantando al son de arpas, liras y platillos.
17
Los levitas llamaron entonces a Hemán hijo de Joel y a su pariente Asaf hijo de Berequías.
También llamaron a Etán hijo de Cusaías de los descendientes de Merari.
18
Junto con ellos estaban otros parientes que les seguían en categoría en el servicio.
Estos son sus nombres: Zacarías, Jaziel, Semiramot, Jehiel, Uni, Eliab, Benaías, Maseías, Matatías, Elifeleu, Micnías, y los porteros Obed Edom y Jeyel.
19
Hemán, Asaf y Etán eran músicos y tocaban los platillos de bronce.
20
Zacarías, Aziel, Semiramot, Jehiel, Uni, Eliab, Maseías y Benaías tenían arpas para tocar según Alamot.
21
Matatías, Elifeleu, Micnías, Obed Edom, Jeyel y Azazías tenían liras para tocar según Seminit.
22
Quenanías era el director musical de los levitas.
Como él era tan talentoso y experto, estaba encargado de dirigir y coordinar a todos los músicos.
23
Berequías y Elcaná eran los guardianes del cofre.
24
Los sacerdotes Sebanías, Josafat, Natanael, Amasay, Zacarías, Benaías y Eliezer tocaban las trompetas.
Obed Edom y Jehías también eras guardianes del cofre.
25
David, los ancianos de Israel y los comandantes de mil soldados estaban encargados de traer el cofre del pacto del SEÑOR desde la casa de Obed Edom.
Todos iban llenos de alegría.
26
Como Dios ayudó a los levitas que cargaban el cofre del pacto del SEÑOR, se sacrificaron siete toros y siete carneros.
27
David, los levitas que cargaban el cofre, los músicos, los cantores y Quenanías que era el director musical llevaban túnicas finas de lino.
28
Todo el pueblo de Israel escoltó el cofre del pacto del SEÑOR, iban llenos de júbilo cantando al ritmo de cuernos de carneros, trompetas, platillos, arpas y liras.
29
Cuando el cofre del pacto del SEÑOR entró en la Ciudad de David, Mical, la hija de Saúl, se asomó por la ventana y al ver a David saltando y danzando con alegría, sintió desprecio por él.