Abías, rey de Judá

1
Abías comenzó a reinar en Judá cuando Jeroboán hijo de Nabat ya llevaba dieciocho años reinando en Israel.
2
Abías gobernó en Jerusalén por tres años.
Su mamá era Macá, hija de Absalón.
3
Abías cometió todos los pecados que su papá había cometido antes de él.
Abías le fue infiel al SEÑOR su Dios, no era como su abuelo David, quien había sido tan fiel.
4
Sin embargo, en honor a David, el SEÑOR su Dios le permitió a Abías reinar en Jerusalén, tener un hijo y dar seguridad a Jerusalén.
5
David siempre hizo lo que el SEÑOR quería, obedeciendo siempre sus mandatos.
En lo único que David no obedeció fue en lo relacionado con Urías el hitita.
6
Roboán y Jeroboán siempre se hicieron la guerra.
7
Todo el resto de lo que hizo Abías está escrito en Las crónicas de los reyes de Judá.
Durante todo el reinado de Abías hubo guerra entre él y Jeroboán.
8
Abías murió y fue sepultado en la Ciudad de David.
Su hijo Asá reinó en su lugar.


Asá, rey de Judá

9
Jeroboán llevaba veinte años reinando en Israel cuando Asá comenzó a reinar en Judá.
10
Asá gobernó en Jerusalén unos cuarenta y un años.
El nombre de su abuela era Macá, hija de Absalón.
11
Asá hizo lo que el SEÑOR consideraba correcto, tal como lo hizo su antepasado David.
12
Había hombres que representaban otros dioses y cobraban dinero por tener relaciones sexuales con gente que quería tener relaciones sexuales con los dioses.
Asá los echó del país.
También quitó los ídolos que hicieron sus antepasados.
13
También le quitó el puesto de reina madre a su abuela Macá porque ella había hecho imágenes terribles de la diosa falsa Aserá.
Asá derribó esas terribles imágenes y las quemó en el valle de Cedrón.
14
Asá no destruyó los santuarios sobre las colinas, pero él fue fiel al SEÑOR toda su vida.
15
Asá y su papá ofrendaron al SEÑOR oro, plata y otras cosas.
Asá depositó todo eso en el templo.
16
Mientras Asá era el rey de Judá siempre hubo guerra contra Basá, rey de Israel.
17
Basá atacó a Judá porque quería aislar el país de Asá, o sea, Judá.
Así que fortificó la ciudad de Ramá.
18
Por eso Asá tomó toda la plata y oro de los depósitos del templo del SEÑOR y el palacio del rey, y con sus siervos lo mandó a Ben Adad, rey de Siria, hijo de Tabrimón y nieto de Hezión.
Damasco era la capital de Ben Adad.
19
Asá también le mandó este mensaje: «Hagamos un pacto de paz como el que tuvieron mi papá y el tuyo.
Te envío regalos de plata y oro.
No mantengas más tu pacto con Basá, rey de Israel, para que salga de mi país y nos deje tranquilos».
20
Así que el rey Ben Adad hizo un pacto con Asá y mandó su ejército a luchar contra las aldeas israelitas de Iyón, Dan, Abel Betmacá, las aldeas cerca de lago de Galilea y el área de Neftalí.
21
Cuando Basá oyó esto, dejó de fortificar a Ramá, abandonó la ciudad y se volvió a Tirsá.
22
Entonces el rey Asá le dio la orden a todo el pueblo de Judá, sin excepción, de que ayudaran a quitar todas las piedras y maderas que Basá había estado fortificando a Ramá y fortificó con ellas Gueba del territorio de Benjamín, y también Mizpa.
23
El resto de los hechos de Asá, las grandes obras y las ciudades que construyó están escritos en Las crónicas los reyes de Judá.
Desgraciadamente Asá se enfermó de gota en su vejez
24
y murió.
Lo sepultaron con sus antepasados en la Ciudad de David.
Entonces Josafat, el hijo de Asá, reinó en su lugar.


Nadab, rey de Israel

25
Asá había gobernado como rey de Judá por dos años cuando Nadab hijo de Jeroboán llegó a ser el rey de Israel.
Nadab gobernó a Israel por dos años
26
pero obró mal a los ojos del SEÑOR.
Pecó de la misma manera que su papá Jeroboán, cuyo pecado fue motivo para que los israelitas pecaran.
27
Basá hijo de Ahías, de la tribu de Isacar, hizo un plan para matar a Nadab.
Durante aquella época Nadab y todo Israel estaban atacando la aldea de Guibetón, una aldea filistea.
En ese lugar Basá asesinó a Nadab
28
en el tercer año de Asá, rey de Judá.
Entonces Basá pasó a ser el siguiente rey de Israel.


Basá, rey de Israel

29
Cuando Basá llegó a ser el nuevo rey, mató a toda la familia de Jeroboán sin dejar ni uno vivo.
Esto ocurrió tal como el SEÑOR había dicho cuando habló por medio de su siervo Ahías de Siló.
30
El rey Jeroboán hizo que los israelitas cometieran muchos pecados.
Lo que enojó muchísimo al SEÑOR, Dios de Israel.
31
Lo demás que hizo Nadab está escrito en Las crónicas de los reyes de Israel.
32
Durante toda la época que Basá gobernó en Israel hizo la guerra contra Asá, rey de Judá.
33
Basá hijo de Ahías pasó a ser el rey de Israel cuando Asá había gobernado en Judá por tres años.
Basá gobernó en Tirsá veinticuatro años,
34
pero Basá obró mal delante del SEÑOR.
Cometió los mismos pecados que cometió Jeroboán, quien hizo pecar a los israelitas.