Saúl trata de matar a David

1
Saúl mandó a Jonatán y sus oficiales que mataran a David, pero Jonatán apreciaba mucho a David,
2
y lo puso sobre aviso:
—Ten cuidado.
Saúl está buscando una oportunidad para matarte.
Vete mañana al campo y escóndete.
3
Yo saldré con mi papá al campo dondeestés y le hablaré de ti.
Cuando me entere de lo que pasa, te lo haré saber.
4
Jonatán habló con Saúl, su papá, y le dijo en favor de David:
—Tú eres el rey y David es tu siervo, él no te ha hecho nada malo.
No le hagas nada.
Siempre ha sido bueno contigo.
5
Hasta arriesgó su vida cuando mató a Goliat.
viste cuando el SEÑOR le dio esa gran victoria a todo Israel, y estuviste muy contento.
¿Por qué ahora quieres matar a David? Él es inocente, no hay razón para matarlo.
6
Saúl escuchó a Jonatán e hizo una promesa:
—Tan cierto como que el SEÑOR vive, David no morirá.
7
Entonces Jonatán llamó a David y le dijo todo lo que habían hablado.
Después lo llevó de nuevo ante Saúl para que estuviera a su servicio como antes.
8
La guerra empezó de nuevo.
David salió a pelear contra los filisteos, y los derrotó tan violentamente que ellos salieron huyendo.
9
Pero mientras Saúl escuchaba a David tocar el arpa, vino sobre Saúl un espíritu maligno mandado por el SEÑOR.
10
Saúl trató de clavar a David en la pared con una lanza que tenía en la mano, pero David la esquivó, quedando la lanza ensartada en la pared.
Así que David escapó esa misma noche.
11
Saúl envió hombres a la casa de David para que vigilaran su casa toda la noche.
Planeaban matarlo en la mañana, pero Mical, la esposa de David, lo puso sobre aviso diciéndole: «Si no escapas esta noche y te pones a salvo, mañana serás hombre muerto».
12
En seguida Mical lo ayudó a escapar por una ventana, y así salió huyendo.
13
Luego tomó un ídolo familiar y lo vistió, lo puso en la cama y le puso un tejido de pelo de cabra en la cabeza.
14
Saúl envió hombres para apresar a David, pero Mical les dijo que David estaba enfermo.
15
Los hombres se lo comunicaron a Saúl, pero él los envío de nuevo, diciéndoles: «Tráiganme a David a comolugar, aunque lo tengan que traer con todo y cama y se muera».
16
Los hombres regresaron a casa de David.
Pero cuando entraron para buscarlo, vieron que en la cama sólo estaba una estatua con pelo de cabra.
17
Entonces Saúl le dijo a Mical:
—¿Por qué me engañaste? Dejaste escapar a mi enemigo.
Ella le respondió:
David me amenazó de muerte si no lo dejaba escapar.
18
David fue a Ramá y le dijo a Samuel todo lo que Saúl le había hecho.
Entonces David y Samuel se fueron a los campamentos y se quedaron ahí.
19
Cuando Saúl supo que David estaba en Nayot de Ramá,
20
mandó a sus hombres para que lo arrestaran.
Pero cuando los hombres llegaron a donde estaba David, se encontraron con un grupo de profetas dirigidos por Samuel que estaban profetizando.
El Espíritu de Dios vino sobre los hombres de Saúl, y también empezaron a profetizar.
21
Al oír sobre esto, Saúl envió a otro grupo, pero ellos también empezaron a profetizar.
Envió entonces a un tercer grupo, que también empezó a profetizar.
22
Por último, Saúl mismo fue a Ramá.
Al llegar al gran pozo que está junto al lugar donde se trilla el grano, en Secú, preguntó dónde estaban Samuel y David.
La gente contestó: «En los campamentos de Ramá».
23
Entonces Saúl salió a buscarlos allá.
El Espíritu de Dios también vino sobre Saúl y empezó a profetizar por todo el camino hacia los campamentos.
24
Luego se quitó la ropa y, desnudo y en el suelo, estuvo profetizando en presencia de Samuel.
Por eso la gente dice: «¿Acaso Saúl también es uno de los profetas