Advertencia sobre los falsos maestros

1
El Espíritu Santo dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, les harán caso a espíritus que mienten y seguirán enseñanzas de demonios.
2
Esas enseñanzas llegan a través de mentirosos quienes con sus palabras falsas engañan a la gente.
Ellos no saben la diferencia entre el bien y el mal.
Es como si su entendimiento hubiera sido quemado con hierro candente.
3
Dicen que es prohibido casarse y que algunos alimentos no se deben comer, pero Dios creó esos alimentos.
Los que son creyentes y conocen la verdad saben que pueden comerlos dando gracias a Dios.
4
Todo lo que Dios creó es bueno y nada debe ser rechazado, sino recibido con agradecimiento.
5
Todo lo que Dios hizo es purificado por lo que él dijo y por la oración.


Un buen siervo de Jesucristo

6
Enséñales todo esto a los hermanos, y así serás un buen siervo de Jesucristo, nutrido por las palabras de la fe y la excelente enseñanza que has seguido.
7
Pero rechaza los cuentos irreverentes y tontos, y más bien entrénate para una vida dedicada a Dios.
8
El ejercicio físico te sirve de algo, pero una vida dedicada a Dios te trae bendiciones tanto para la vida presente como para la del mundo venidero.
9
Todos pueden estar seguros de que esto es cierto:
10
que por esto mismo trabajamos y luchamos porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios viviente.
Él es Salvador de todos los seres humanos, pero en particular de aquellos que creen en él.
11
Enseña a todos lo que te digo y diles que lo pongan en práctica.
12
No dejes que nadie te considere menos por ser joven.
ejemplo para los creyentes en tu hablar, en tu conducta, en amor, en fe y en pureza.
13
Mientras yo llego, ocúpate de leerles a los creyentes las Escrituras, animándolos y enseñándoles.
14
No se te olvide el don que recibiste por medio de profecía cuando los ancianos líderes te impusieron las manos.
15
Presta atención a estas cosas y dedica tu vida a hacerlas para que todos vean el avance de tu trabajo.
16
Ten cuidado con tu forma de vivir y con lo que enseñas.
Si eres constante, asegurarás tanto tu salvación como la de los que escuchen tus enseñanzas.