El rey y la sunamita

1
Eliseo habló con la mujer a cuyo hijo él había revivido.
Le dijo:
—Tú y tu familia deben mudarse a otro país, porque el SEÑOR ha decidido que va a haber una hambruna aquí.
Durará unos siete años.
2
Así que la mujer hizo lo que el hombre de Dios le había dicho.
Se fue a vivir con su familia a la tierra de los filisteos por unos siete años.
3
Después de ese tiempo regresó a su tierra y fue a hablar con el rey para averiguar cómo recuperar su casa y tierras.
4
El rey estaba conversando con Guiezi, el siervo del hombre de Dios.
El rey le decía a Guiezi:
—Por favor, cuéntame todas las cosas maravillosas que Eliseo ha hecho.
5
Guiezi habló acerca de aquella vez que Eliseo resucitó a un muerto.
En eso, la mujer a cuyo hijo Eliseo había revivido se acercó al rey, pues quería recuperar su casa y tierra.
Guiezi la vio y dijo:
—¡Mi señor y rey, esta es la mujer y este es el hijo que Eliseo volvió a la vida!
6
El rey le preguntó lo que ella quería y luego le asignó un funcionario para que se encargara de que se le devolviera todo lo que le pertenecía.
Inclusive, todas las cosechas producidas desde que se fue de Israel hasta el día que regresó.


Ben Adad y Jazael

7
Después Eliseo se fue a Damasco.
Ben Adad, rey de Siria, estaba enfermo y se le informó que había llegado el hombre de Dios.
8
Entonces el rey Ben Adad le dijo a Jazael:
Lleva un regalo y ve al encuentro del hombre de Dios.
Pídele que le pregunte al SEÑOR si me voy a recuperar de esta enfermedad o no.
9
Entonces Jazael salió al encuentro de Eliseo llevándole un regalo de todo lo bueno que hay en Damasco.
Se necesitaron cuarenta camellos para cargar todo.
Al acercarse a Eliseo, Jazael le dijo:
—Tu seguidor, Ben Adad, rey de Siria, me mandó preguntarte si se va a recuperar de su enfermedad.
10
Entones Eliseo le dijo a Jazael:
Anda y dile a Ben Adad que se va a recuperar, pero la verdad es que el SEÑOR me dijo que de todos modos va a morir.
11
Eliseo miró fijamente a Jazael hasta que le dio vergüenza a Jazael.
El hombre de Dios comenzó a llorar.
12
Jazael le preguntó:
Señor, ¿por qué lloras?
Eliseo le contestó:
Lloro porque yo sé el mal que le vas a hacer a los israelitas.
Incendiarás sus ciudades fortificadas.
Matarás a filo de espada a sus jóvenes y a sus bebés y abrirás los vientres de las mujeres embarazadas.
13
Jazael le dijo:
—Yo no soy más que un perro, ¿cómo puedo yo hacer tales cosas?
Eliseo le contestó:
—El SEÑOR me mostró que serás rey de Siria.
14
Entonces Jazael se retiró de donde estaba Eliseo y se fue a ver al rey.
Ben Adad le preguntó a Jazael:
—¿Qué te dijo Eliseo?
Jazael le contestó:
Eliseo me dijo que vivirás.
15
Pero al día siguiente Jazael tomó un trapo mojado, cubrió la cara de Ben Adad y lo asfixió.
Al morir Ben Adad, Jazael reinó en su lugar.


Reinado de Jorán en Judá

16
Jorán hijo de Josafat comenzó a reinar en Judá en el quinto año del reinado de Jorán hijo de Acab, rey de Israel.
17
Jorán tenía treinta y dos años cuando comenzó su reinado y gobernó ocho años en Jerusalén.
18
Pero Jorán se comportó como los reyes de Israel e hizo lo que no le agradaba al SEÑOR.
Jorán se comportó como la familia de Acab porque su esposa era hija de Acab.
19
Pero el SEÑOR no destruyó a Judá por la promesa que le había hecho a su siervo David.
Pues le había dicho que alguien de la familia de David reinaría siempre en su lugar.
20
En la época de Jorán, el país de Edom se rebeló contra Judá y nombró a su propio rey.
21
Entonces Jorán fue a Zaír con todos sus carros de combate, pero el ejército edomita lo rodeó.
Jorán y sus oficiales lograron abrirse paso durante la noche, pero los soldados de Jorán huyeron cada uno a su casa.
22
Así Edom se rebeló contra Judá y hasta el día de hoy mantiene su independencia.
Por la misma época, Libná también se rebeló contra Judá.
23
Todo lo que hizo Jorán está escrito en Las crónicas de los reyes de Judá.
24
Jorán murió y fue sepultado con sus antepasados en la Ciudad de David.
Ocozías hijo de Jorán reinó en su lugar.


Reinado de Ocozías en Judá

25
Ocozías hijo de Jorán comenzó a reinar en Judá en el año doce del reinado de Jorán hijo de Acab, rey de Israel.
26
Ocozías tenía veintidós años cuando comenzó a reinar, y gobernó un año en Jerusalén.
Su mamá se llamaba Atalía, la cual era la hija de Omrí, rey de Israel.
27
Ocozías hizo lo que no le agradaba al SEÑOR.
Hizo muchas maldades al estilo de lo que hacía la familia de Acab porque su esposa era de la familia de Acab.
28
Ocozías se alió con Jorán hijo de Acab para luchar en Ramot de Galaad contra Jazael, rey de Siria, pero los sirios hirieron a Jorán.
29
Por eso el rey Jorán tuvo que regresar a Jezrel, para recuperarse de sus heridas.
Ocozías hijo de Jorán, rey de Judá, fue a visitarlo.