El consejo de Ajitofel y el de Husay

1
Ajitofel también le dijo a Absalón:
Permíteme elegir doce mil hombres esta noche y yo perseguiré a David.
2
El rey está en desventaja y debilitado.
Lo sorprenderé y eso hará huir a su ejército;
quedará sin apoyo y podré atacarlo.
3
Luego te traeré toda su gente como una novia volviendo a su esposo.
Una vez muerto David, toda la gente regresará en paz.
4
A Absalón y a todos los líderes de Israel les pareció bien el plan.
5
Pero Absalón dijo:
Llama ahora a Husay el arquita porque quiero oír su opinión.
6
Cuando Husay fue a ver a Absalón, le dijo:
—¿Qué crees? ¿Deberé seguir el plan que me aconseja Ajitofel?
7
Husay le dijo a Absalón:
—El consejo de Ajitofel no es acertado esta vez.
8
Sabes que tu papá y sus hombres son fuertes y peligrosos como una osa salvaje a la que le han robado su cría.
Tu papá es un guerrero hábil.
No se quedará toda la noche con su gente.
9
Probablemente ya esté escondido en una cueva o en algún otro lugar.
Si tu papá ataca a tus hombres primero, entonces el pueblo se enterará y pensarán: “¡Los seguidores de Absalón están perdiendo!”
10
Entonces hasta el que sea tan valiente como un león, se asustará.
Los israelitas saben que tu papá es un gran guerrero y que sus hombres son valientes.
11
»Esto es lo que yo sugiero: reúne a todo Israel, desde Dan hasta Berseba.
Entonces habrá mucha gente, como la arena del mar, y ustedes entrarán en batalla.
12
Atraparemos a David en su escondite y lo atacaremos con muchos soldados.
Estaremos en todas partes como el rocío que cubre la tierra.
Mataremos a David y a todos sus hombres, no quedará ni uno vivo.
13
Pero si David se escapa a la ciudad, entonces todos los israelitas traerán cuerdas a la ciudad.
Derribaremos las murallas de la ciudad y las sacaremos al valle de manera que no quedará ni una piedrita en la ciudad.
14
Absalón y los israelitas dijeron:
—El consejo de Husay el arquita es mejor que el de Ajitofel.
Dijeron esto porque era el plan del SEÑOR, quien había planeado hacer fracasar el acertado consejo de Ajitofel.
De este modo el SEÑOR castigaría a Absalón.
15
Husay les habló a los sacerdotes Sadoc y Abiatar sobre lo que les sugirió Ajitofel a Absalón y a los líderes de Israel.
También les dijo sobre lo que él mismo había sugerido diciendo:
16
«¡Rápido! Envía un mensaje a David.
Dile que no se quede en el cruce hacia el desierto, sino que cruce el río inmediatamente.
Si lo cruza, entonces el rey y su gente no podrán atraparlo».
17
Los hijos de los sacerdotes Jonatán y Ajimaz esperaron en Enroguel.
No querían ser vistos en el pueblo, así que una joven sierva salió a encontrarlos para darles el mensaje.
Después Jonatán y Ajimaz fueron y pusieron al tanto al rey David.
18
Sin embargo, un muchacho los vio y corrió a decírselo a Absalón.
Jonatán y Ajimaz escaparon rápidamente hasta llegar a la casa de un hombre en Bajurín.
La casa tenía un pozo en el patio, y Jonatán y Ajimaz se metieron en el pozo.
19
La esposa del hombre extendió una sábana sobre la boca del pozo y la cubrió con grano.
20
Al llegar a la casa, los siervos de Absalón le preguntaron a la señora de la casa:
—¿Dónde están Ajimaz y Jonatán?
La mujer les dijo a los siervos de Absalón:
Cruzaron el arroyo.
Entonces los siervos de Absalón se fueron a buscar a Jonatán y Ajimaz, pero al no poder encontrarlos regresaron a Jerusalén.
21
Después de que los siervos de Absalón se fueron, Jonatán y Ajimaz salieron del pozo y se fueron a informar al rey David: «Apresúrese Su Majestad y cruce el río porque Ajitofel está conspirando contra usted».
22
Entonces David y toda su gente cruzaron el río Jordán.
Antes de que saliera el sol, toda la gente de David ya había cruzado el río Jordán.
23
Al ver Ajitofel que los israelitas no habían seguido su consejo, ensilló un asno y se fue a su pueblo natal.
Después de dejar en orden sus asuntos familiares, se ahorcó.
Y murió y fue sepultado en la tumba de su padre.
24
Cuando David llegó a Majanayin, Absalón y los israelitas que estaban con él cruzaron el río Jordán.
25
Absalón nombró a Amasá capitán del ejército y así tomó el lugar de Joab.
Amasá era hijo de Itrá el ismaelita.
Itrá tuvo relaciones sexuales con Abigail hija de Najás y hermana de Sarvia, la mamá de Joab.
26
Absalón y los israelitas acamparon en la tierra de Galaad.
27
Cuando David llegó a Majanayin, Sobí, Maquir y Barzilay estaban allí.
Sobí hijo de Najás era del pueblo amonita de Rabá.
Maquir hijo de Amiel era de Lo Debar.
Barzilay era de Roguelín en Galaad.
28
Así que trajeron camas, tazones y vasijas de barro, trigo, cebada, harina, grano tostado, frijoles, lentejas, semillas secas,
29
miel, mantequilla, ovejas y queso de vaca, para David y los que estaban con él.
Los tres sabían que la gente que estaba en el desierto estaba cansada y tenía hambre y sed.