1
La guerra entre las familias de Saúl y David duró mucho tiempo.
David se fortalecía cada vez más, mientras que la familia de Saúl se debilitaba.


Hijos de David nacidos en Hebrón

2
Los hijos de David que nacieron en Hebrón fueron:
Amnón, el mayor, hijo de Ajinoán la jezrelita;
3
el segundo, Daluia hijo de Abigail, viuda de Nabal de Carmel;
el tercero, Absalón hijo de Macá, hija de Talmay de Guesur;
4
el cuarto, Adonías hijo de Jaguit;
el quinto, Sefatías hijo de Abital;
5
el sexto, Itreán hijo de Eglá.
Estos son los hijos de David que nacieron en Hebrón.


Pacto entre Abner y David

6
Mientras las familias de Saúl y David peleaban entre sí, Abner iba ganando más poder en la familia de Saúl.
7
Saúl tenía una concubina llamada Rizpa hija de Ayá, pero Isbaal le reclamó a Abner:
—¿Por qué te acostaste con la concubina de mi papá?
8
Abner se enojó mucho y le dijo:
—Yo he sido fiel a Saúl y a su familia y no te entregué en manos de David.
No soy un traidor que trabaja para Judá, y ahora alegas que he estado con esa mujer.
9
¡Que Dios me castigue si no hago nada por hacer realidad lo que el SEÑOR le prometió a David!
10
Voy a quitar el reino de la familia de Saúl y se lo entregaré a David.
Lo haré rey de Judá y de Israel, desde Dan hasta Berseba.
11
Isbaal, atemorizado, se quedó sin palabras.
12
Abner le envió un mensaje a David:
—¿Quién cree Su Majestad que debe gobernar este país? Haga usted un pacto conmigo y yo lo ayudaré a que todo Israel se ponga de su parte.
13
David respondió:
—De acuerdo.
Haré un pacto contigo con la condición de que me traigas a Mical hija de Saúl.
14
David le envió un mensaje a Isbaal hijo de Saúl:
Devuélveme a mi esposa Mical, por quien di a cambio la vida de cien filisteos.
15
Entonces Isbaal mandó a sus hombres que se la quitaran a su esposo Paltiel hijo de Lais.
16
Paltiel los siguió llorando todo el camino hasta Bajurín, hasta que Abner le ordenó que se regresara y Paltiel obedeció.
17
Abner les envió un mensaje a los líderes de Israel:
Ustedes han querido a David como rey.
18
¡Pues háganlo rey! El SEÑOR se refería a David cuando dijo: “Por medio de mi siervo David salvaré a los israelitas de los filisteos y de todos sus demás enemigos”.
19
Abner habló de esto con David en Hebrón.
Después habló con la familia de Benjamín y con todo el pueblo de Israel, a quienes les pareció bien lo que él decía.
20
Abner fue a Hebrón con veinte de sus hombres, y David hizo una fiesta para ellos.
21
Abner le dijo a David:
Permítame, Su Majestad, convocar a todos los israelitas para que hagan un pacto con usted, y así empiece su reinado sobre todo Israel, como usted quería.
David despidió a Abner, quien se fue en paz.


Muerte de Abner

22
Cuando Joab y las tropas de David regresaron de la batalla, traían un gran botín.
Abner ya no estaba en Hebrón porque David y Abner ya se habían despedido en paz.
23
Al llegar a Hebrón, los soldados le dijeron a Joab:
Abner hijo de Ner fue ante el rey David, y David lo dejó irse en paz.
24
Joab fue ante el rey y le dijo:
—¿Qué ha hecho usted? ¡Abner vino y usted lo dejó irse como si nada!
25
Su Majestad lo conoce y bien sabe que vino con engaño para averiguar dónde está usted y todo lo que usted está haciendo.
26
Después de hablar con David, Joab envió a unos mensajeros para que buscaran a Abner en el pozo de Sira.
Lo hallaron y lo trajeron sin que David lo supiera.
27
Al llegar Abner a Hebrón, Joab lo llevó a un lado de la entrada para hablar con él en privado.
Allí le dio una puñalada en el estómago y lo mató.
Así Joab vengó la muerte de su hermano Asael.
28
Cuando David se enteró de la noticia, dijo: «Hago constar ante el SEÑOR que mi reino y yo somos inocentes de la muerte de Abner hijo de Ner.
29
Los responsables son Joab y su familia y sólo ellos son los culpables.
¡Que los acosen los problemas, que contraigan enfermedades venéreas, lepra, que queden cojos, que mueran en batalla y que pasen hambre
30
Joab y su hermano Abisay habían estado preparando una emboscada contra Abner porque en la batalla de Gabaón Abner había matado a Asael, el hermano de ellos.
31
David les dijo a Joab y a todos los que estaban con él que rasgaran su ropa y se vistieran de luto e hicieran duelo por Abner.
David asistió al funeral
32
en Hebrón, donde lo enterraron.
El rey lloró a gritos junto a la tumba de Abner y todos lloraron con él.
33
El rey David cantó este lamento por Abner:
«¿Acaso Abner murió como un criminal?
34
Tus manos, Abner, no estaban atadas,
ni tus pies estaban encadenados.
¡Caíste en manos de perversos
Y el pueblo lloró más por Abner.
35
Todos trataban de animar a David para que comiera, pero David había hecho la promesa de no comer, diciendo: «Que Dios me castigue si pruebo bocado antes de que se oculte el sol».
36
Al ver lo que pasaba, a todos les agradó lo que había hecho el rey David.
37
Todo Judá y todo Israel reconocieron que David no había matado a Abner hijo de Ner.
38
El rey David les dijo a sus oficiales: «Como ustedes saben, hoy ha muerto un líder importante de Israel,
39
al mismo tiempo que fui ungido como rey.
Los hijos de Sarvia han causado todo esto, y espero que el SEÑOR les envíe el castigo que merecen».