Actitud de David hacia la familia de Saúl

1
David preguntó:
—¿Queda alguno de la familia de Saúl a quien yo pueda beneficiar en memoria de Jonatán?
2
Los siervos de David mandaron llamar a un siervo llamado Siba de la familia de Saúl.
El rey David le preguntó:
—¿Tú eres Siba?
Y Siba dijo:
—Sí, yo soy su siervo Siba.
3
El rey dijo:
—¿Queda alguien más aquí de la familia de Saúl a quien yo pueda beneficiar en el nombre de Dios?
Siba le dijo al rey David:
Jonatán tiene un hijo que está tullido de ambos pies.
4
El rey le preguntó a Siba:
—¿Dónde está?
Siba le respondió:
—En Lo Debar, en la casa de Maquir hijo de Amiel.
5
Entonces el rey David envió a sus oficiales a Lo Debar para buscar al hijo de Jonatán en la casa de Maquir hijo de Amiel.
6
Mefiboset hijo de Jonatán y nieto de Saúl, fue a donde estaba David y se postró rostro en tierra frente a él.
David le dijo:
—¿EresMefiboset?
Mefiboset le respondió:
—Sí señor, a las órdenes de Su Majestad.
7
David le dijo:
—No temas.
Yo quiero beneficiarte en memoria de tu papá Jonatán.
Te devolveré toda la tierra de tu abuelo Saúl, y siempre podrás sentarte a mi mesa.
8
Mefiboset se inclinó ante David de nuevo y dijo:
—Yo no valgo más que un perro muerto, y sin embargo Su Majestad me trata con bondad.
9
Entonces el rey David llamó a Siba, siervo de Saúl, y le dijo:
—Le he dado a la familia de Saúl todo lo que pertenecía al nieto de tu amo.
10
Tú, tus hijos y tus siervos trabajarán la tierra de Mefiboset y guardarán las cosechas para que el nieto de tu amo tenga comida en abundancia.
Pero Mefiboset, el nieto de tu amo, siempre podrá sentarse a mi mesa.
Siba tenía quince hijos y veinte siervos.
11
Siba le dijo al rey David:
—Tu siervo hará todo lo que mi señor el rey le ordena.
Así Mefiboset se sentaba a la mesa de David como si fuera uno de los hijos del rey.
12
Mefiboset tenía un hijo llamado Mica.
Toda la familia de Siba estaba al servicio de Mefiboset
13
en Jerusalén.
Tullido de ambos pies, Mefiboset se sentaba a la mesa del rey todos los días.