Oren por nosotros

1
Ahora, hermanos, oren por nosotros para que el mensaje del Señor continúe dándose a conocer y para que la gente respete ese mensaje, así como lo hacen ustedes.
2
Oren también para que siempre estemos protegidos de la gente mala y perversa, porque no todos tienen fe en el Señor.
3
Pero el Señor es fiel y les dará fortaleza y protección contra el maligno.
4
Confiamos en el Señor que ustedes hacen lo que les decimos y que continuarán haciéndolo.
5
Que el Señor los ayude a entender el amor de Dios y la paciencia de Cristo.


La obligación de trabajar

6
Hermanos, por la autoridad que nuestro Señor Jesucristo nos ha dado, les ordenamos que se alejen de todo creyente que se niegue a trabajar.
Porque los que se niegan a trabajar no están siguiendo las enseñanzas que les dimos.
7
Ustedes bien saben que deben seguir nuestro ejemplo, que no fuimos perezosos cuando estuvimos con ustedes.
8
Siempre pagamos la comida que nos dieron.
Trabajamos mucho día y noche para no ser una carga para nadie.
9
Aunque teníamos el derecho de pedirles ayuda, siempre trabajamos para servirles de ejemplo.
10
Cuando estuvimos con ustedes, les dimos esta orden: «El que no trabaje, que no coma».
11
Hemos escuchado que algunos de ustedes no quieren trabajar y no se ocupan en nada;
no se preocupan por trabajar, sino por estar pendientes de los demás.
12
A esos les ordenamos en el nombre del Señor Jesucristo que dejen de molestar a los demás y que se dediquen a trabajar para conseguir su comida y sustento.
13
Pero ustedes hermanos, nunca se den por vencidos de hacer el bien.
14
Si alguien no obedece lo que les decimos en esta carta, fíjense bien quién es y apártense de él para que le dé vergüenza.
15
Pero no lo traten como a un enemigo, más bien corríjanlo como a un hermano.


Palabras finales

16
Que el Señor de paz les dé paz en todo momento y de toda manera.
Que el Señor esté con todos ustedes.
17
Como en todas mis cartas, yo, Pablo, escribo este saludo de mi puño y letra para demostrar que en realidad la carta es mía.
18
Que nuestro Señor Jesucristo los bendiga en abundancia a todos ustedes.