Pablo y Silas en Tesalónica

1
Después de que Pablo y Silas viajaron por las ciudades de Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga judía.
2
Pablo fue a la sinagoga para ver a los judíos, como era su costumbre.
Durante tres sábados, Pablo discutió con ellos acerca de las Escrituras.
3
Les explicó que las Escrituras demostraban que el Mesías tenía que morir y después resucitar.
Les decía: «Este Jesús, del que les hablo, es el Mesías».
4
Algunos de los judíos fueron convencidos y se unieron a Pablo y a Silas junto con muchos griegos.
También se les unieron muchas mujeres importantes.
5
Pero los judíos que no creían sintieron envidia y contrataron en la calle a unos delincuentes que formaron un grupo y provocaron un alboroto en la ciudad.
Asaltaron la casa de Jasón buscando a Pablo y a Silas para llevarlos ante la asamblea popular.
6
Como no los encontraron, arrastraron a Jasón y a otros creyentes y los llevaron ante las autoridades de la ciudad.
Toda la gente gritaba: «¡Estos hombres han causado problemas en todo el mundo y ahora han venido a causar problemas aquí!
7
Se hospedan en casa de Jasón y hacen todo lo que está en contra de los decretos del emperador, diciendo que hay otro rey llamado Jesús».
8
Al oír esto, la multitud y las autoridades de la ciudad se inquietaron mucho.
9
Hicieron que Jasón y los demás creyentes pagaran una multa, y los soltaron.


Pablo y Silas en Berea

10
Esa misma noche, los creyentes enviaron a Pablo y a Silas a la ciudad de Berea.
Cuando llegaron allí, fueron a la sinagoga judía.
11
Los de Berea eran más receptivos que los de Tesalónica y estuvieron más dispuestos a escuchar a Pablo y a Silas.
Estudiaban las Escrituras todos los días porque querían saber si era verdad lo que Pablo y Silas decían.
12
Entonces muchos de los judíos creyeron y también muchas mujeres griegas importantes y sus esposos.
13
Pero cuando los judíos de Tesalónica supieron que Pablo estaba también en Berea, anunciando el mensaje de Dios, fueron también allí a alborotar a la gente y a causar problemas.
14
Pero los hermanos, actuando con rapidez, enviaron a Pablo a la costa, y Silas y Timoteo se quedaron en Berea.
15
Los que acompañaron a Pablo, lo llevaron a la ciudad de Atenas.
Estos hermanos volvieron con instrucciones de Pablo para que Silas y Timoteo fueran lo más pronto posible a donde él estaba.


Pablo en Atenas

16
Mientras Pablo esperaba a Silas y a Timoteo en Atenas, le dolió mucho ver que la ciudad estaba llena de ídolos.
17
Habló en la sinagoga con los judíos y con los que no eran judíos que creían en el Dios verdadero.
También hablaba diariamente con la gente que estaba en la plaza de mercado de la ciudad.
18
Algunos filósofos epicúreos y estoicos empezaron a discutir con él.
Unos decían: «¿Qué es lo que dice ese charlatánOtros decían: «Parece que está hablando de otros dioses» porque Pablo estaba hablando de «Jesús» y de la «Resurrección».
19
Entonces llevaron a Pablo a una reunión del Concejo de la ciudad y le dijeron:
Queremos que nos expliques esta nueva enseñanza que estás presentando.
20
Lo que dices es nuevo para nosotros, nunca habíamos escuchado eso antes y queremos saber qué significan estas nuevas enseñanzas.
21
Todos los atenienses y los inmigrantes que vivían allí ocupaban siempre su tiempo escuchando o hablando de las ideas nuevas que surgían.
22
Entonces Pablo se levantó ante la reunión del Concejo de la ciudad y dijo:
Atenienses, me doy cuenta de que ustedes son muy religiosos en todo.
23
Al pasar por la ciudad, vi todos sus santuarios y hasta encontré un altar que tenía escrito: “Al Dios no conocido”.
Yo les hablo de ese que ustedes adoran sin conocerlo.
24
»Es el Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él.
Puesto que él es Señor del cielo y de la tierra, no vive en templos construidos por manos humanas.
25
Él no necesita nada de los seres humanos;
al contrario, les da a todos vida, aire y todo lo necesario.
26
De un solo hombre Dios creó todos los distintos seres humanos para que habitaran en todo el mundo y determinó cuándo y dónde debían vivir.
27
Dios quería que la humanidad lo buscara y, aunque fuera a tientas, lo encontrara.
Pero en realidad, Dios no está lejos de ninguno de nosotros:
28
“En él vivimos, nos movemos y existimos”.
Como dicen sus poetas: “Porque somos sus descendientes”.
29
»Puesto que somos descendientes de Dios, no debemos creer que Dios es algo que la gente imagina o inventa.
Él no es una imagen de oro, plata ni piedra.
30
En el pasado, la gente no entendía a Dios y él pasó por alto esa época de ignorancia.
Sin embargo, ahora ordena a todo ser humano que cambie su manera de pensar y de vivir.
31
Dios ha fijado una fecha en la cual juzgará a todos con justicia y lo hará por medio del hombre que él ha elegido y resucitado como prueba para todos.
32
Cuando escucharon eso de la resurrección, algunos de ellos se burlaban, pero otros dijeron:
—Ya te escucharemos en otra ocasión.
33
Entonces Pablo se fue de allí.
34
Pero algunos creyeron lo que Pablo decía y lo siguieron.
Entre ellos estaban Dionisio, miembro del Concejo de la ciudad, una mujer llamada Dámaris y otros más.