Pedro sana a un paralítico

1
Un día a las tres de la tarde, la hora de la oración, Pedro y Juan fueron al área del templo.
2
En ese lugar del templo había una puerta llamada La Hermosa.
Todos los días un paralítico de nacimiento era llevado hasta allí para que les pidiera limosna a los que entraban al área del templo.
3
Cuando el paralítico vio a Pedro y a Juan a punto de entrar, les pidió limosna.
4
Pedro y Juan lo miraron a los ojos, y Pedro le dijo:
Míranos.
5
Entonces el hombre los miró atentamente, esperando recibir algo de ellos.
6
Pero Pedro le dijo:
—No tengo oro ni plata, pero lo que tengo te doy: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.
7
Entonces Pedro lo tomó de la mano derecha y lo levantó.
De inmediato, las piernas y los pies del hombre se fortalecieron.
8
El hombre saltó, se puso de pie y comenzó a caminar.
Entró al área del templo con ellos, caminando, saltando y alabando a Dios.
9
Cuando todos lo vieron caminando y alabando a Dios,
10
lo reconocieron como el mismo hombre que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo llamada La Hermosa.
Quedaron sorprendidos y asombrados por lo que le había pasado.


Pedro le habla a la gente

11
En el Pórtico de Salomón, el hombre que había sido sanado no soltaba a Pedro y a Juan.
Toda la gente, sin salir de su asombro, corrió hacia donde estaban ellos.
12
Cuando Pedro vio lo que estaba pasando les dijo: «Israelitas, ¿por qué les sorprende esto? Nos están mirando como si nuestro propio poder o devoción fuera lo que hizo caminar a este hombre.
13
¡Dios lo hizo! El Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob y de todos nuestros antepasados le dio honra a Jesús, su siervo;
sin embargo, ustedes entregaron a Jesús para que lo mataran.
Lo rechazaron ante Pilato, quien había decidido dejarlo en libertad.
14
Ustedes le pidieron a Pilato que soltara a un asesino y rechazaron al Santo y Justo.
15
Ustedes mataron al que nos lleva a la vida, pero Dios lo resucitó de la muerte, de lo cual nosotros somos testigos.
16
Frente a ustedes este hombre fue sanado por la fe en el poder de Jesús.
Ustedes lo conocen y aquí lo pueden ver.
Está completamente sano gracias a la fe que Jesús nos dio.
17
»Hermanos míos, yo sé que ustedes le hicieron todo esto a Jesús porque ni ustedes ni sus líderes sabían lo que hacían.
18
Así fue que Dios cumplió lo que había dicho por medio de todos sus profetas: que su Mesías iba a sufrir.
19
Por lo tanto, cambien su manera de pensar y de vivir, vuélvanse a Dios y él les perdonará sus pecados.
20
Así que la presencia del Señor les dará tiempos de descanso espiritual, enviándoles a Jesús, a quien Dios eligió para ser el Mesías.
21
Pero él debe quedarse en el cielo hasta el momento en que se vuelvan a poner en orden todas las cosas.
Dios dijo todo esto hace mucho tiempo, cuando habló a través de sus santos profetas.
22
Moisés dijo: “El Señor su Dios les dará un profeta que vendrá de entre ustedes mismos y será como yo.
Ustedes deben obedecerlo en todo lo que él les diga.
23
Si alguien no obedece a ese profeta, tendrá que morir separado del pueblo de Dios”.
24
Samuel y todos los profetas que vinieron después de él hablaron sobre estos días.
25
Ustedes recibieron las promesas que los profetas anunciaron, y recibieron los pactos que Dios hizo con sus antepasados.
Dios le dijo a Abraham: “Todas las familias de la tierra será bendecidas por medio de tu descendencia”.
26
Cuando Dios resucitó a su siervo Jesús, lo envió primero a ustedes para bendecirlos al apartar a cada uno de su maldad».