Conversión de Saulo

1
Saulo seguía amenazando y promoviendo actos de violencia y muerte contra los seguidores del Señor.
Entonces fue al sumo sacerdote
2
y le pidió cartas de autorización para las sinagogas de Damasco.
Si Saulo encontraba a algún seguidor del Camino, hombre o mujer, lo podía arrestar y llevar preso a Jerusalén.
3
Cuando estaba cerca de la ciudad de Damasco, lo rodeó de repente una luz muy brillante del cielo.
4
Saulo cayó al suelo y escuchó una voz que le decía:
Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
5
Saulo preguntó:
—¿Quién eres, Señor?
La voz le contestó:
—Soy Jesús, a quienpersigues.
6
Levántate y vete a la ciudad.
Allí se te dirá qué tienes que hacer.
7
Los hombres que viajaban con Saulo estaban ahí, sin poder decir ni una sola palabra.
Oían la voz pero no veían a nadie.
8
Saulo se levantó del suelo, pero cuando abrió los ojos no veía nada.
Entonces lo llevaron de la mano a Damasco.
9
Estuvo allí tres días sin ver y no comió ni bebió nada.
10
En Damasco había un seguidor llamado Ananías.
El Señor le dijo en una visión:
Ananías.
Y él le respondió:
Aquí estoy, Señor.
11
El Señor le dijo:
Levántate, ve a la calle Derecha y busca la casa de un hombre llamado Judas.
Allí pregunta por Saulo de Tarso.
Él está orando y
12
tuvo una visión donde un hombre llamado Ananías se le acerca y le impone las manos para que recobre la vista.
13
Ananías le respondió:
Señor, muchos me han contado todo el mal que él ha hecho en Jerusalén contra tu pueblo santo.
14
Ahora Saulo ha venido aquí con poderes de los jefes de los sacerdotes para arrestar a todo el que confía en ti.
15
Pero el Señor le dijo:
—¡Ve! Yo elegí a Saulo para la misión de dar a conocer mi mensaje ante reyes, israelitas y gente de otras naciones.
16
Yo mismo le mostraré a Saulo todo lo que tendrá que sufrir por mi causa.
17
Entonces Ananías se fue a la casa de Judas e imponiéndole las manos a Saulo, le dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús me envió.
Fue el que se te apareció cuando venías para acá.
Me mandó para que puedas ver de nuevo y te llenes del Espíritu Santo».
18
De inmediato, algo que parecía escamas cayó de sus ojos y recobró la vista.
Saulo se levantó y fue bautizado.
19
Luego comió y recuperó las fuerzas.


Saulo en Damasco

Saulo se quedó un tiempo con los seguidores que vivían en Damasco.
20
Enseguida entró en las sinagogas a proclamar que Jesús es el Hijo de Dios.
21
Todos los que lo escuchaban se asombraban y decían: «¿No es este el mismo que en Jerusalén perseguía a muerte a los que confían en Jesús? ¿Acaso no vino a arrestar a los seguidores de aquí y a llevarlos ante los jefes de los sacerdotes
22
Sin embargo, las palabras de Saulo eran tan bien argumentadas que confundía a los judíos que vivían en Damasco.
Ellos no lo podían contradecir cuando él afirmaba que Jesús es el Mesías.


Saulo escapa de Damasco

23
Después de muchos días, los judíos hicieron planes para matar a Saulo.
24
De día y de noche vigilaban las puertas de la ciudad porque querían matarlo, pero Saulo se enteró del plan.
25
Sus seguidores lo bajaron en un canasto por la muralla que rodeaba la ciudad.


Saulo en Jerusalén

26
Saulo se fue a Jerusalén y trató de reunirse con los seguidores, pero todos le tenían miedo y no creían que fuera un seguidor.
27
Pero Bernabé apoyó a Saulo y lo trajo a los apóstoles.
Les explicó que Saulo había visto al Señor en el camino y que el Señor le había hablado.
También les contó que en Damasco, Saulo había hablado valientemente en el nombre de Jesús.
28
Entonces Saulo se quedó en Jerusalén con los seguidores.
Estando ahí, hablaba abiertamente en el nombre del Señor.
29
Conversaba y discutía con los judíos que hablaban griego, pero ellos intentaban acabar con él.
30
Cuando los hermanos se enteraron de esto, lo llevaron a la ciudad de Cesarea y de ahí lo mandaron a Tarso.
31
Así que la iglesia disfrutó de paz por toda Judea, Galilea y Samaria.
Se fortalecía y progresaba, viviendo de una manera que mostraba mucho respeto por el Señor.
La iglesia crecía animada por el Espíritu Santo.


Milagros de Pedro en Lida y Jope

32
Pedro recorría toda la región y fue a ver a los santos que vivían en Lida.
33
Allí conoció a un paralítico llamado Eneas, que llevaba ocho años en cama.
34
Pedro le dijo:
Eneas, Jesucristo te sana.
Levántate y tiende tu cama.
Inmediatamente Eneas se levantó.
35
Todos los que vivían en Lida y en Sarón lo vieron y decidieron seguir al Señor.
36
En la ciudad de Jope había una seguidora llamada Tabita, que en griego es Dorcas.
Ella siempre hacía buenas obras y daba dinero a los necesitados.
37
Mientras Pedro estaba en Lida, ella se enfermó y murió.
Lavaron su cuerpo y la llevaron a una habitación de arriba.
38
Los seguidores que vivían en Jope escucharon que Pedro estaba en Lida, cerca de Jope.
Entonces mandaron dos hombres para que hablaran con Pedro.
Le rogaron: «¡Venga usted con nosotros, rápido
39
Pedro se fue con ellos y al llegar lo llevaron arriba a la habitación.
Todas las viudas rodearon a Pedro llorando y le mostraron las túnicas que Dorcas había hecho cuando estaba con vida.
40
Pedro sacó de la habitación a todos, se arrodilló y oró.
Luego, volviéndose hacia el cuerpo de ella, le dijo:
Tabita, ¡levántate!
Ella abrió los ojos y cuando vio a Pedro, se sentó.
41
Pedro extendió la mano y la levantó.
Entonces llamó a los santos y a las viudas para que vinieran a la habitación, y presentó viva a Tabita.
42
Esto se supo en toda la ciudad de Jope y mucha gente creyó en el Señor.
43
Pedro se quedó en Jope muchos días en casa de un curtidor llamado Simón.