1
»En ese momento llegará el gran príncipe Miguel, quien protege a tu pueblo.
»Será una época de muchas dificultades y angustias,
la peor que haya sucedido
desde que apareció la nación sobre la tierra.
Pero en ese momento, todos los de tu pueblo cuyos nombres
estén escritos en el libro se salvarán.
2
La gran cantidad de muertos
que descansa bajo tierra se levantará.
Algunos se irán a disfrutar de la vida eterna,
y otros pasarán vergüenza
y serán despreciados por siempre.
3
Los maestros sabios resplandecerán
como la pureza del cielo;
y los que han enseñado al pueblo
a seguir el camino recto
brillarán por siempre
como las estrellas.
4
»Daniel, guarda estas palabras como un secreto y sella el libro hasta el final.
Mucha gente se moverá de un lado a otro tratando de buscar el verdadero conocimiento.
Y el conocimiento aumentará».
5
Luego, yo, Daniel, vi que otras dos personas estaban de pie.
Cada uno estaba en una orilla del río.
6
El hombre vestido con la túnica de lino estaba sobre las aguas del río.
Uno de los hombres que estaba a la orilla le preguntó: «¿Cuánto tiempo más tiene que pasar hasta que todas esas cosas asombrosas sucedan
7
El hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas levantó las manos hacia el cielo.
Escuché que hizo una promesa en nombre del Dios que vive por siempre y dijo: «Serán tres años y medio.
El poder del pueblo santo será destruido y luego todo esto sucederá».
8
Escuché lo que dijo el hombre pero no le entendí.
Así que le pregunté: «Mi Señor, ¿qué pasará cuando todo esto suceda
9
Él me respondió: «Daniel sigue tu camino.
Todo esto es un secreto y el mensaje seguirá escondido hasta el momento final.
10
Mucha gente será puesta a prueba y saldrá purificada y perfeccionada.
Pero los que han sido malvados seguirán igual y no entenderán nada de esto.
En cambio, los hombres sabios entenderán todo muy bien.
11
»Pasarán mil doscientos noventa días desde que se prohíba la ofrenda diaria hasta que se coloque el ídolo abominable.
12
Será muy afortunado el que logre esperar y sobrevivir los mil trescientos treinta y cinco días.
13
Daniel, ahora sigue tu camino hasta el final.
Descansarás y luego, en los últimos días, te levantarás para recibir tu recompensa».