Tengan presente al Señor

1
»Amen pues al SEÑOR su Dios y obedezcan siempre sus órdenes, normas, leyes y mandamientos.
2
Recuerden hoy que no fueron sus hijos, sino ustedes, quienes conocieron y experimentaron la corrección del SEÑOR su Dios, su grandeza, su gran poder y su fuerza,
3
sus señales y las obras que hizo en Egipto contra el faraón y contra toda su tierra.
4
Vieron lo que les hizo al ejército de Egipto, a sus caballos y carros de combate.
Ustedes vieron cómo él hizo que el agua del mar Rojo los ahogara hasta acabar completamente con ellos, cuando los estaban persiguiendo a ustedes.
El SEÑOR los destruyó y hasta el día de hoy no se han recuperado.
5
Vieron lo que hizo por ustedes en el desierto hasta que llegaron a este lugar,
6
y lo que les hizo a Datán y Abirán, los hijos de Eliab el rubenita.
En medio de Israel ustedes vieron cómo la tierra se abrió y se los tragó a ellos, a sus familias, a sus carpas y a todo ser viviente que los seguía.
7
En realidad fueron ustedes mismos los que vieron cada gran acto que el SEÑOR hizo.
8
»Obedezcan entonces todos los mandamientos que hoy les doy, para que se fortalezcan y entren a tomar posesión de la tierra que van a ocupar.
9
Así podrán vivir mucho tiempo en la tierra que el SEÑOR prometió darles a sus antepasados y a sus descendientes, una tierra que rebosa de leche y miel.
10
Porque la tierra que van a tomar en posesión no es como la tierra que dejaron en Egipto.
Allí ustedes plantaban su semilla y la regaban con su propio esfuerzo como en un huerto.
11
La tierra a la que vas a cruzar para tomarla en posesión es una tierra de montañas y valles, regada por la lluvia del cielo.
12
Es una tierra que el SEÑOR tu Dios cuida permanentemente.
El SEÑOR tu Dios la vigila con sus propios ojos, de principio a fin del año.
13
»Si ustedes obedecen cuidadosamente mis mandamientos que hoy les doy, amando al SEÑOR su Dios y sirviéndole de todo corazón y con toda el alma,
14
entonces yo les daré lluvia para su tierra en el momento adecuado, la lluvia de otoño y la lluvia de primavera, y reunirás tu grano, tu vino nuevo y tu aceite.
15
También te daré pasto en tus campos para tu ganado, y tendrás mucho alimento.
16
»Sean cuidadosos de no dejar que su corazón sea seducido.
No se pongan en contra mía sirviendo a otros dioses y ni se arrodillen ante ellos,
17
porque el SEÑOR se enojará con ustedes y cerrará el cielo y no habrá lluvia;
la tierra no dará sus frutos y ustedes pronto morirán en la tierra buena que el SEÑOR les da.
18
Por tanto, tengan siempre presentes mis mandamientos y átenlos en sus manos como recordatorio y llévenlos en sus frentes como una marca.
19
Enséñenselos a sus hijos, háblenles de ellos cuando estén en casa, en el camino, cuando se acuesten y cuando se levanten.
20
Escríbanlos en las puertas de su casa y en las entradas de sus ciudades.
21
Hagan todo esto para que ustedes y sus hijos vivan mucho tiempo en la tierra que el SEÑOR les prometió darles a sus antepasados, mientras estén los cielos sobre la tierra.
22
»Si ustedes obedecen fielmente todos estos mandamientos que yo les mando cumplir, si aman al SEÑOR, viviendo como él dice y se mantienen leales a él,
23
entonces el SEÑOR echará a todas las naciones delante de ustedes y podrán expulsar a naciones más grandes y poderosas que ustedes.
24
Su territorio se extenderá desde el desierto en el sur hasta el Líbano en el norte;
desde el río Éufrates en el oriente hasta el mar occidental.
25
Nadie será capaz de detenerlos.
El SEÑOR su Dios hará que la gente les tema en todo lugar por donde vayan, tal como lo prometió.
26
»Hoy les estoy dando a escoger entre bendición y maldición.
27
La bendición, si obedecen los mandamientos del SEÑOR su Dios que hoy les ordeno;
28
y la maldición, si no obedecen los mandamientos del SEÑOR su Dios, si dejan de vivir de la manera que hoy les ordeno y si siguen otros dioses que no habían conocido.
29
»Cuando el SEÑOR te traiga a la tierra a la que entras para ocuparla, entonces pronunciarás la bendición en el monte Guerizín y la maldición en el monte Ebal.
30
Como sabes, esos montes están al otro lado del río Jordán, hacia el occidente, en la tierra de los cananeos que viven en el valle del Jordán, cerca de la población de Guilgal, al lado de los robles de Moré.
31
Ustedes están por cruzar el río Jordán para entrar y poseer la tierra que el SEÑOR su Dios les da.
Cuando entren y vivan allí,
32
deberán obedecer cuidadosamente todas las normas y leyes que hoy les doy.