Leyes sobre el divorcio

1
»Si un hombre toma a una mujer, se casa con ella y luego no le gusta porque la descubre haciendo algo detestable, podrá echarla de su casa si él le escribe un certificado de divorcio.
2
Si ella deja su casa, va y se casa con otro hombre,
3
y sucede que este otro hombre también la detesta y le da un certificado de divorcio y la echa de su casa, o si el segundo marido muere,
4
entonces su primer esposo, el que la echó primero, no podrá casarse de nuevo con ella.
Ella se haría impura para él de esta manera.
El SEÑOR odia esto y no debes llevar pecado a la tierra que el SEÑOR tu Dios te da como herencia.


Leyes diversas

5
»Cuando un hombre está recién casado, no debe ir al ejército ni se le dará ninguna tarea pública.
Estará libre para quedarse en casa por un año y hacer feliz a la mujer con la que se ha casado.
6
»Nadie podrá tomar como prenda de un préstamo las dos piedras usadas para moler el grano, ni siquiera la de arriba, porque estaría tomando como prenda un artículo de primera necesidad.
7
»Si se encuentra a alguien secuestrando a alguna persona de su propio pueblo, otro israelita, y haciéndolo esclavo o vendiéndolo, entonces el secuestrador morirá, y tu quitarás así la maldad de en medio de ti.
8
»En caso de una enfermedad peligrosa de la piel asegúrate de hacer todo lo que te digan los sacerdotes y los levitas.
Debes tener cuidado de hacer lo que yo les he ordenado a ellos.
9
Recuerda lo que el SEÑOR tu Dios le hizo a Miriam en el viaje después de que ustedes salieron de Egipto.
10
»Cuando le prestes algo a alguien, no debes entrar a su casa a tomar algo como prenda.
11
Debes esperar afuera, y el hombre al que le hiciste el préstamo sacará la prenda.
12
Si un hombre es pobre, no dormirás sobre el abrigo que te dio como prenda.
13
Debes devolver su prenda antes de que anochezca para que él pueda dormir con su abrigo y él te bendiga;
habrás hecho algo justo delante del SEÑOR tu Dios.
14
»No debes engañar a un trabajador contratado que sea pobre y necesitado, israelita o inmigrante que viva en tu tierra en una de tus ciudades.
15
Debes pagarle el mismo día antes de la puesta de sol, porque él es pobre y cuenta con ese dinero.
De otra manera, el se quejará al SEÑOR y serás culpable de pecado.
16
»Los padres no deben ser condenados a muerte por causa de sus hijos y los hijos no podrán ser condenados a muerte por causa de sus padres.
Cada cual morirá por su propio pecado.
17
»No juzgarás injustamente a un inmigrante o a un huérfano.
No tomarás el abrigo de una viuda como prenda.
18
Recuerda que eras esclavo en Egipto y el SEÑOR tu Dios te liberó de allí.
Por eso te mando que hagas esto.
19
»Cuando recojas la cosecha en tu tierra y olvides un costal de grano en el campo, no regreses por él.
Debe dejarse para el inmigrante, el huérfano o la viuda, para que el SEÑOR tu Dios te bendiga en todo lo que hagas.
20
Cuando recojas las aceitunas de tus olivos, no repases todas sus ramas de nuevo.
Las que queden serán para el inmigrante, el huérfano o la viuda.
21
Cuando recojas las uvas de tu viñedo, no vayas a buscar de nuevo las que queden, serán para el inmigrante, el huérfano o la viuda.
22
Recuerda que fuiste esclavo en la tierra de Egipto.
Por eso te mando que hagas esto.