Moisés bendice al pueblo

1
Esta es la bendición que Moisés, el hombre de Dios, les dio a los israelitas antes de morir.
2
Él dijo:
«El SEÑOR vino del Sinaí
y resplandeció para nosotros desde Seír.
Él brilló desde el monte Parán
y con él estaban diez mil santos;
a su derecha estaban sus soldados poderosos.
3
Oh, tú, el que amas a tu pueblo de Israel,
todos sus hombres santos están en tu tierra.
Son ellos quienes se inclinan a tus pies
y atienden a tus palabras.
4
Moisés nos dio la ley
como la herencia de la congregación de Jacob.
5
Luego Dios se hizo rey en Jesurún,
cuando los líderes del pueblo se reunieron,
junto con las tribus de Israel.
6
»Que Rubén viva y no muera,
pero que su tribu no sea muy numerosa».
7
Moisés dijo esto en cuanto a Judá:
«SEÑOR, escucha la voz de Judá
y llévalo a su pueblo.
Con sus manos ha defendido su causa,
peroserás una ayuda contra sus enemigos».
8
Moisés dijo esto en cuanto a Leví:
«Dale a Leví tu tumim,
dale tu urim a tu verdadero seguidor.
Lo probaste en Masá,
lo retaste en las aguas de Meribá.
9
El dijo de su papá y de su mamá:
“No los conozco”.
Él no reconocía a sus hermanos
e ignoró a sus hijos.
Pero ellos obedecieron tu palabra
y mantuvieron tu pacto.
10
Ellos enseñarán tus órdenes a Jacob
y tu ley a Israel.
Ellos pondrán incienso ante ti
y las ofrendas que deben quemarse completamente en tu altar.
11
Bendice, SEÑOR, su riqueza,
y acepta lo que hace.
Vence a los que se levanten contra él
y a aquellos que lo odien,
para que no lo puedan atacar de nuevo».
12
Moisés dijo esto en cuanto a Benjamín:
«El amado del SEÑOR vivirá en seguridad, cerca de él;
lo protege todo el tiempo
y vivirá entre sus fronteras».
13
Moisés dijo esto en cuanto a José:
«Que su tierra sea bendecida por el SEÑOR,
que reciba amplias lluvias del cielo
y aguas bajo el suelo.
14
Que el sol le dé buenas cosechas,
que cada mes le dé su mejor fruto.
15
Que las montañas antiguas y las colinas eternas
le den buenas cosechas.
16
Que la tierra le dé lo mejor a José.
Él fue separado de sus hermanos,
por eso el que habita en el arbusto
que arde le da lo mejor.
17
Es majestuoso como el primer hijo de un toro
y sus cuernos son como los cuernos de un toro salvaje.
Con ellos el reúne a las naciones,
aun aquellas de los extremos de la tierra.
Esos cuernos son los diez mil de Efraín
y son los mil de Manasés».
18
Moisés dijo esto en cuanto a Zabulón:
«Sé feliz, Zabulón, en tus viajes,
y sé feliz, Isacar, en tus carpas.
19
Ellos llamarán gentes a la montaña.
Allí sacrificarán los sacrificios justos
porque ellos tomarán riquezas del mar
y tesoros escondidos de la arena».
20
Moisés dijo esto en cuanto a Gad:
«Bendito sea aquel que le dé a Gad más tierra.
Él se acuesta como un león y espera,
luego arranca el brazo y la cabeza.
21
Eligió la mejor parte para sí,
porque le estaba reservada una porción digna de jefes.
Fue como líder del ejército,
hizo lo que el SEÑOR consideraba justo
y obedeció sus leyes con Israel».
22
Moisés dijo esto en cuanto a Dan:
«Dan es como el cachorro del león
que salta desde Basán ».
23
Moisés dijo esto en cuanto a Neftalí:
«Neftalí, enriquecido con el favor del SEÑOR
y lleno de sus bendiciones,
tomarás la tierra por el lago de Galilea».
24
Moisés dijo esto en cuanto a Aser:
«Que Aser sea el más bendecido de los hijos,
que sea el más favorecido de sus hermanos
y lave sus pies en aceite de oliva.
25
Que tus puertas sean de hierro y bronce,
y que seas fuerte mientras vivas.


Moisés alaba al Señor

26
»No hay ninguno como Dios, Jesurún,
que va por los cielos a ayudarte
y va a través de las nubes en su majestuosidad.
27
El Dios eterno es tu refugio,
su poder es eterno y te protegerá.
Él expulsó al enemigo ante ti y dijo:
“¡Destrúyelo!”
28
Así que vive seguro, Israel,
vive en paz, Jacob,
en una tierra de grano y vino,
donde sus cielos mandan lluvias.
29
Israel, ¡eres bendito!
¿Quién es como tú,
pueblo salvado por el SEÑOR?
Él es escudo que te protege
y espada que te da la victoria.
Tus enemigos estarán temerosos de ti
y tú pisarás sus espaldas ».