Ama y obedece siempre a Dios

1
»Estas son las enseñanzas, normas y leyes que el SEÑOR su Dios me mandó enseñarles.
Obedézcanlas en el territorio que ustedes están a punto de ocupar.
2
De esa forma mostrarán ustedes respeto al SEÑOR su Dios.
Si ustedes, sus hijos y sus nietos obedecen todos los días de su vida las leyes y mandamientos de Dios que les doy, tendrán una larga vida.
3
Escucha, Israel, y obedece fielmente estas leyes para que prosperes y te conviertas en una nación muy numerosa, como el SEÑOR, el Dios de tus antepasados, te prometió.
La tierra que vas a ocupar rebosa de leche y miel.
4
»Escucha, ¡Israel! El SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR es uno.
5
»Ama al SEÑORDios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.
6
»Recuerda siempre estos mandamientos que te doy hoy.
7
Enséñaselos a tus hijos y háblales sobre ellos cuando estés en tu casa, cuando camines, cuando te acuestes y cuando te levantes.
8
Escríbelos y átalos en tu brazo como un recordatorio y llévalos como cinta en tu frente.
9
Escríbelos en las puertas de tu casa y a la entrada de tus ciudades.
10
»El SEÑOR tu Dios les prometió a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob que te iba a dar a ti esta tierra.
Cuando te permita entrar a ella, te dará ciudades grandes y buenas, que tú no construiste;
11
casas llenas de cosas buenas que tú no compraste;
pozos que tú no excavaste;
viñedos y olivos que tú no plantaste.
Cuando hayas comido y estés satisfecho,
12
cuidadoso de no olvidar al SEÑOR, que te sacó de la tierra de Egipto, donde eras esclavo.
13
Respeta al SEÑOR tu Dios, sírvele y haz tus promesas en su nombre.
14
No deberás seguir a otros dioses, a ninguno de los dioses de las naciones vecinas,
15
porque el SEÑOR tu Dios que está presente entre ustedes es un Dios celoso.
Así que ten cuidado, para que el SEÑOR tu Dios no se enoje contigo y te destruya completamente.
16
»No pongas a prueba al SEÑOR tu Dios, como hiciste en Masá.
17
Obedece los mandamientos del SEÑOR tu Dios, sus enseñanzas y leyes que te ha dado.
18
Haz lo que el SEÑOR considere bueno y justo para que así prosperes y puedas entrar y ocupar la tierra buena que el SEÑOR les prometió a tus antepasados.
19
De esa forma podrás expulsar del territorio a todos tus enemigos, tal como prometió el SEÑOR.


Enséñales a tus hijos lo que Dios hizo

20
»En el futuro, cuando tu hijo te pregunte: “¿Cuál es el significado de las enseñanzas, normas y leyes que el SEÑOR nuestro Dios te dio?”,
21
tú le responderás: “Nosotros éramos esclavos del faraón de Egipto, pero el SEÑOR nos sacó de Egipto gracias a su gran poder.
22
Ante nuestros ojos el SEÑOR hizo señales grandes y terribles, y milagros contra Egipto, contra el faraón y contra toda su gente.
23
Él nos sacó de ese lugar para traernos aquí y darnos esta tierra que él les había prometido a nuestros antepasados.
24
El SEÑOR nos mandó obedecer todas estas normas y leyes, y a respetarlo y obedecerlo a él.
Esto será siempre para nuestro bien y nos mantendrá con vida como sucede hoy.
25
Si tenemos cuidado de obedecer todos sus mandamientos, tal como él nos ordenó el SEÑOR, Dios nos aprobará por haber hecho lo que es bueno”.